Mención especial en la ceremonia del Premio Pulitzer para el vídeo ciudadano de Darnella Frazier

Tal y como os anunciamos en su día, la joven de Minneapolis, Darnella Frazier, responsable de la grabación en su móvil del vídeo de la muerte de George Floyd, ha recibido una mención especial en la ceremonia del Premio Pulitzer 2021.

Este reconocimiento se convierte en un nuevo hito del periodismo ciudadano al convertirse en la primera vez que la junta de estos prestigiosos premios reconoce el: “logro periodístico de alguien sin experiencia profesional en el campo”.

una distinción sorprendente en el género a veces conocido como periodismo ciudadano.

Como señalan desde la web de Reuters: el vídeo de Darnella ha logrado así el reconocimiento de los jueces de uno de lo premios más destacados “del periodismo estadounidense”.

Esta adolescente se ha convertido en un nuevo icono de justicia social con la grabación del vídeo del asesinato de George Floyd gracias al cual Derek Chauvin, el policía blanco de Minneapolis responsable de su muerte, “fue declarado culpable de asesinar a Floyd en un juicio durante el cual se reprodujo repetidamente el video de Frazier”.

La Junta Pulitzer calificó a Frazier como un ejemplo del:

papel crucial de los ciudadanos en la búsqueda de la verdad y la justicia por parte de los periodistas.

Este reconocimiento es otra forma de mostrar el valor del vídeo como herramienta de denuncia y su valor probatorio en procesos judiciales que permitan así contribuir a la protección de los derechos humanos.

Según Mindy Marques, copresidenta de la Junta Pulitzer, Frazier, de 18 años, fue reconocida por grabar un “vídeo transformador que sacudió a los espectadores y provocó protestas contra la brutalidad policial en todo el mundo“.

En PC os hemos hablado de la repercusión que dicha grabación ha tenido en la vida de esta joven que, antes de cosechar premios internacionales como este, o como el premio Benenson Courage Award 2020 de PEN America, que le entregó el cineasta Spike Lee, sufrió acoso en redes, ansiedad y estrés, provocado por la brutalidad de las imágenes registradas.

Frazier tuvo que testificar en el juicio por asesinato de Chauvin este año, proceso que también fue muy estresante para la joven. Su caso vuelve a poner de manifiesto la necesidad de protección de los periodistas ciudadanos, cuyos testimonios juegan un papel fundamental en la visibilización de toda clase de violaciones de los derechos humanos.

Michael Deas, profesor de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Northwestern, señalaba que el vídeo de Frazier “cumplía un servicio público”.

I