Los periodistas ciudadanos Fang Bin y Chen Qiushi desaparecidos tras investigar el brote de Coronavirus

Decidieron ejercer de periodistas ciudadanos en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus que llevó a su ciudad, Wuhan, a ser puesta en cuarentena; pero ahora nadie sabe dónde están.

La noticia ha saltado a las páginas de numerosos medios ya que, el férreo control de los medios de comunicación chinos, en manos del estado, apenas ofrecen datos sobre la situación. Desde la CNN se hacían eco de esta desaparición:

El abogado, activista y periodista ciudadano Chen Qiushi, (@chenqiushi404), ya había sufrido las represalias gubernamentales por cubrir en 2019 las protestas en Hong Kong contra el proyecto de ley de extradición. A pesar de ello decidió grabar en vídeo lo que estaba sucediendo en Wuhan, epicentro de la epidemia, para informar de lo que los medios oficiales no contaban en un momento en el que nadie podía ni entrar ni salir de la ciudad por la gravedad de la situación.

Hoy se cumplen doce días de su desaparición. Según destaca CNN, los ánimos del pueblo chino se crisparon especialmente tras la muerte del doctor Li Wenliang, de 34 años, que trató de advertir del comienzo del brote.

Su opinión no sólo no se tuvo en cuenta sino que la policía lo sancionó por “difundir rumores” sobre un virus que finalmente contrajo y le causó la muerte. Su fallecimiento provocó la petición de cientos de miles de ciudadanos exigiendo mayor «libertad de expresión en línea.»

En este contexto Chen Qiushi decidió seguir informando a pesar del temor que hizo público a las represalias. En su cuenta en Twitter, (@chenqiushi404), ya se anticipaba a la posibilidad de «desaparecer» solicitando las medidas a adoptar si dejaba de informar sin previo aviso:

Le di todas mis contraseñas de redes sociales a mis amigos en el extranjero. Si pierdo el contacto durante más de 12 horas, mis amigos cambiarán la contraseña … si me arrestan, me veré obligado a eliminar todos los vídeos …

«Estoy asustado», afirma en este vídeo Chen: «frente a mí esta el virus y detrás el poder legal y administrativo de China».

El otro de los periodistas ciudadanos desaparecidos tras su actividad informativa es Fang Bin. Su desaparición está estrechamente vinculada a la difusión de vídeos como este en donde denuncia la cantidad de fallecidos en uno de los hospitales de Wuhan: «¡8 cuerpos en 5 minutos! y muchos otros esperan en el interior a ser trasladados.»

Grabado el 7 de febrero con el temor de quien sabe que no le queda mucho tiempo, Fan daba las gracias a todos los internautas y a la atención que ha despertado su trabajo como periodista ciudadano en la Red llegando allí donde los medios tradicionales no han podido llegar.

Desde el pasado 10 de febrero no se ha vuelto a saber de él. Lo único que podemos hacer, como el mismo pedía en su vídeos y tuits, es informar de los sucedido y exigir respuestas. Esa es la protección que todavía nos brinda la Red.

En este vídeo otra periodista ciudadana habla de la situación de opresión que se vive en el país afirmando que está dispuesta a poner en peligro su vida para contar la verdad: «no hay camas, no hay medicamentos, todas la noticias de la televisión son mentira. Veo a ciudadanos corrientes sufrir y gritar. Hablaré por mí y por los ciudadanos de Wuhan, por el pueblo chino.»

Son muchos los testimonios y documentos de ciudadanos chinos denunciando la precariedad que se vive en los hospitales. En este documento, cuya autenticidad no hemos podido verificar), una enfermera china denuncia la situación que vive atendiendo a pacientes infectados sin las mascarillas apropiadas o los guantes que se ven obligados a utilizar durante varios días. @jenniferatntd nos ofrece una traducción al inglés de este crudo testimonio:

Tags from the story
, ,