5 periodistas vietnamitas encarcelados por publicar información contra el Gobierno en Facebook

Vietnam es uno de los países más represivos para ejercer el periodismo. En la actualidad ocupa el puesto 175 de los 180 países que conforman el índice de la libertad de expresión de Reporteros sin Fronteras.

France24 es uno de los numerosos medios que se han hecho eco de la entrada en prisión de cinco periodistas ciudadanos vietnamitas por “abusar de los derechos democráticos”.

El CPJ; (Comité para la Protección de los Periodistas), ha solicitado la liberación inmediata de: “Truong Chau Huu Danh, Doan Kien Giang, Le The Thang, Nguyen Phuoc Trung Bao y Nguyen Thanh Nha en virtud del artículo 331 del código penal”, una polémica disposición antiestatal que criminaliza el supuesto abuso de los derechos y libertades democráticos por entrar en conflicto con los intereses del estado.

Las penas del Tribunal de la ciudad sureña de Can Tho van de dos a cuatro años y seis meses de prisión. Todos los periodistas condenados trabajaban para Bao Sach (Diario Limpio), un medio de noticias independiente con base en Facebook que informa sobre la corrupción gubernamental.

La administración de Vietnam es conocida por silenciar toda voz disidente, que ejerce cualquier tipo de crítica contra el gobierno.

En este sentido, RSF destaca en su web:

Los blogueros y periodistas independientes padecen una represión cada vez más feroz. Ellos son las únicas fuentes de información independiente en un país donde la prensa está completamente a las órdenes del Partido Comunista. Se han multiplicado los actos de violencia policial, perpetrados por agentes vestidos de civil. El Partido Comunista sigue valiéndose del Código Penal, en particular de tres artículos que castigan con severas penas de prisión a quienes realicen “actividades para derrocar al gobierno del pueblo”, hagan “propaganda contra el Estado” y abusen de sus libertades democráticas.

Los cinco condenados, no podrán trabajar en el ámbito periodístico hasta que no pasen tres años de la finalización de su condena.

Shawn Crispin, director del CPJ en el sudeste asiático señalaba: “Las autoridades deben permitir que los cinco apelen sus sentencias, asegurarse de que sean liberados en la apelación y dejar de usar disposiciones antiestatales falsas para enjuiciar a los periodistas”.