Declaración Universal del Derecho a los Datos para luchar contra la impunidad de los algoritmos

En un escenario en el que los ciudadanos ven cada vez más comprometido su derecho a documentar, o a proteger su intimidad y la de sus datos personales, una película documental trata de sacar a la luz el sesgo de los algoritmos.

Coded Bias es el título de este trabajo dirigido por la cineasta y activista Shalini Kantayya, (@shalinikantayya), rodado con el fin de arrojar luz sobre las amenazas que la Inteligencia Artificial representa para los derechos civiles y la democracia.

Coded Bias trata de mostrar el impacto que estos algoritmos producen en nuestras vidas y la amenaza que esto representan en lo relativo a nuestros derechos civiles y humanos.

Para no quedarse únicamente en lo testimonial, además de este poderoso documental se ha puesto en marcha una Declaración Universal del Derecho a los Datos como Derechos Humanos, que puedes firmar en su web.

Esta Declaración Universal del Derechos a los Datos exige, entre otros aspectos:

“el derecho a restringir la forma en que se utilizan nuestros datos y limitar su venta a intermediarios de datos de terceros. Exigimos el derecho a ser informados sobre quién procesa, almacena, difunde y recibe nuestros datos, por cuánto tiempo y con qué fines.”

La aprobación de esta declaración parece más necesaria que nunca si echamos un vistazo a la actualidad, teniendo en cuenta que detrás de redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, se encuentran algoritmos.

La represión que está sufriendo el pueblo palestino, cuyas cuentas en Facebook, Instagram y Twitter están siendo silenciadas sistemáticamente por documentar las violaciones que están sufriendo, nos acerca un claro ejemplo de la importancia de los datos, hoy en día.

Una situación similar se vive en Colombia, en donde la conexión a internet se ha visto interrumpida durante el paro nacional vivido en Cali comprometiendo así la documentación ciudadana de las protestas en redes sociales.

En este escenario, nos encontramos también con que la “actualización de privacidad” de Facebook, presionando a los usuarios de WhatsApp para que acepten los cambios de su política, ha generado duras críticas y la redacción de una carta abierta a Mark Zuckerberg por la vulneración de privacidad de los usuarios. La forma intimidatoria en la que se ha hecho ya que: “aquellos que ignoren o rechacen la decisión perderán el acceso al funcionamiento básico de WhatsApp”, contradice la promesa hecha por Zuckerberg cuando Facebook adquirió WhatsApp en 2014, en la que se comprometió a mantener estos estándares de privacidad.

https://twitter.com/Karisma/status/1394405867500445697?s=20

Esta declaración del derecho a los datos como una forma de proteger nuestros derechos civiles y humano nos parece una estupenda propuesta para protegernos, entre otros, de la vigilancia invasiva, o la recopilación de datos biométricos. Como señalan en esta declaración:

“Rechazamos que los datos de otras personas se utilicen para hacer suposiciones sobre quiénes somos y para discriminarnos por asociación.”

Puedes leer la declaración al completo aquí.