Raphael Pirker: el fotografó que venció a la administración en defensa del periodismo Drone

El uso de vehículos aéreos no tripulados, (Unmanned Aerial Vehicle), mas conocidos como Drones, se ha convertido en una tendencia en aumento, especialmente en el ámbito periodístico. En PC os hemos hablado de ello y de las ventajas del uso de estos vehículos en situaciones de emergencia.

La expansión del uso de Drones ha chocado de frente con numerosas restricciones legales, ralentizando la proliferación de nuevas formas de periodismo. En EE.UU más de una docena de medios de comunicación desafiaron la prohibición impuesta por el Gobierno sobre el uso de aviones no tripulados afirmando que la posición de la Administración Federal de Aviación, (FAA), viola la Primera Enmienda, según señala Joan Lowy, de Associated Press en Fairfield Citizen.

Estas organizaciones, entre las que se incluye The Associated Press, presentaron un escrito ante la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, (National Transportation Safety Board), para apoyar al fotógrafo aéreo Raphael Pirker, multado con 10.000 dólares por la FAA por volar un avión no tripulado cerca de la Universidad de Virginia, cuando rodaba un vídeo comercial, en octubre de 2011.

oirkerLa polémica está servida y parece que la lucha por defender el derecho de utilizar estas herramientas en el ámbito periodístico no ha hecho más que comenzar. Según señala Joan Lowy, y destacan numerosos medios como The Wall Street Journalism, el juez de derecho administrativo de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, Patrick Geraghty, desestimó la multa y, con ello, la prohibición federal del uso de Drones comerciales abriendo nuevas posibilidades para su utilización. Pirker señaló que su avión no tripulado «no causó lesiones o daños», y que el gobierno de EE.UU. estaba actuando sin que existiese una ley específica que prohíba el uso comercial de aviones no tripulados. Pirker apunta que la administración no puede oponerse a todos los usos de estos vehículos, sino que se tiene que regular y establecer excepciones. Por su parte la FAA ha notificado a los periodistas que utilizan este tipo de vehículos que no emitirán permisos para su utilización, a pesar de que sus ventajas en el ámbito de la información son evidentes, en especial a la hora de informar sobre un incendio, un desastre natural o un conflicto armado.

En cualquier caso la victoria de Pirker se ha convertido en algo insólito y The Wall Street Journalism destaca cómo este joven de 29 años consiguió derribar a los federales ganando un caso ante los tribunales que permita romper el monopolio del uso de estos vehículos.

El informe presentado señala que  «el periodismo no es un» objetivo comercial». Es un derecho de la Primera Enmienda», un argumento que la FAA trata de rebatir afirmando que el uso de Drones «podría afectar a la seguridad del sistema del espacio aéreo nacional y a la seguridad de las personas y de los bienes sobre el terreno». El debate parece que va a acontinuar, especialmente porque las ventajas del uso de estos vehículos son innumerables, en el ámbito informativo ofrecen una solución realmente económica, si lo comparamos con la posibilidad de pagar un avión o un helicóptero tripulado, además de no poner en peligro la vida de sus tripulantes a la hora de informar en zonas de conflicto, huracanes, incendios, o revolucionar la información sobre tráfico. Además, los Drones permiten captar planos y perspectiva aéreas de gran calidad que no se podían captar hasta el momento y son menos contaminantes, al no utilizar la cantidad de combustible de un vehículo tripulado.

El abogado de Pirker señala en su informe que, dado que los principales medios informativos del país apoyan esta propuesta, la FAA debe consultar con el público antes de prohibir el uso de los Drones.

Imagen de  David Rodriguez Martin, bajo licencia CC.