Stop Street Harassment: participación ciudadana para documentar el acoso femenino en las calles

El desarrollo de las herramientas tecnológicas, redes sociales y participación ciudadana han permitido dotar a la ciudadanía de instrumentos de gran utilidad para luchar en favor de la igualdad de derechos. En este ámbito, la mujer sigue necesitando protagonizar todo tipo de iniciativas encaminadas al empoderamiento femenino.

Iniciativas como Stop Street Harassment, se han propuesto ayudar a la mujer a luchar contra el “acoso verbal callejero”, así como contra otras formas de acoso sexual en las calles de todo el mundo. Esta organización sin ánimo de lucro es consciente de la importancia de permitir a las mujeres poder circular libremente por las calles, dirigirse sin temor allí donde quieran ir, como pasos fundamentales de cara a la consolidación de su autonomía como un ser libre de pleno derecho.

Stop Street Harassment trata de documentar, a través de su página web, este tipo de problemática de género a través de artículoslibrosreportajes o tesis, que permitan clarificar cual es la situación con respecto a este tipo de acoso por razón de genero, especialmente en uno de los ámbitos  menos investigados. El próximo 3 de junio harán público un informe sobre esta situación. Esta organización también trata de criticar el sexismo, o la potenciación de este tipo de comportamiento machista denunciando la publicidad, campañas o programas que fomenten este comportamiento.

También tienen un mapa de información en donde geolocalizan numerosos casos de acoso a nivel internacional.

Según un estudio de 2013 realizado entre 93.000 individuos por la LGBQT en la Unión Europea,  la mitad de los encuestados evita los espacios públicos, en ocasiones, debido al acoso en la calle y lugares como restaurantes, transporte público, estacionamientos y parques.

En un estudio de 811 mujeres de 2008 llevado a cabo por Stop Street Harassment, casi 1 de cada 4 mujeres habían experimentado acoso en la calle a los 12 años (7 º grado) y casi el 90 % a los 19 años. Mientras que el acoso en la calle es más frecuente para los adolescentes y las mujeres de 20 años, la probabilidad de que esto ocurra nunca desaparece. Esta organización permite a las personas que hayan sufrido esta situación publicar sus historias a través de su blog en donde podemos leer numerosos testimonios. Dar voz a las víctimas de este tipo de comportamiento que, en muchas ocasiones, puede acabar en una agresión mayor, o incluso en una violación. Una parte de estos testimonios han sido ya recopilados en el libro: 50 Stories about Stopping Street Harassers!.

Esta situación que inhibe directamente la libertad de la mujer, así como su capacidad de moverse con libertad por los espacios públicos, ya está siendo penado en países como Bélgica en donde se ha aprobado una ley pionera que condena los piropos y multa con entre 50 y 1.000 euros y hasta penas de hasta un año de prisión a quienes hagan comentarios sexistas o proposiciones sexuales en la calle. Esta ley ha conseguido aprobarse a raíz del documental filmado por Sofie Peteers, una joven de Bruselas,  autora del documental «Femme en la Rue», en donde la joven trata de mostrar la cantidad de –piropos, groserías, insultos e incluso alguna insistente proposición sexual– que tiene que padecer en su ciudad. Peteers integra el movimiento Hollaback (en Buenos Aires, AtreveteBA) que trabaja en diversos países para terminar con este tipo de conductas. En PC os hemos hablado de este movimiento. En la actualidad está plataforma está presente en 34 ciudades, de 14 países, en 8 lenguas.

Este es un breve fragmento del documental de Sofie Peteers:

En este vídeo podemos escuchar distintas opiniones sobre qué es el acoso sexual entre algunos jóvenes de Nueva York: