La extradición de Assange a EE.UU. pone en jaque la libertad de prensa

La decisión de la ministra del Interior británica, Priti Patel, acordando la entrega de Julian Assange a Estados Unidos, según escribe Baltasar Garzón en El Diario.es: “criminaliza la actividad del periodismo en su esencia”.

Con esta decisión, señala: “se entiende que lo que hicieron Julian Assange y WikiLeaks, recibir información veraz, que acreditaba crímenes de guerra en Irak y Afganistán, difundirla y publicarla al ser de interés público, puede ser sancionado como delito y sus autores juzgados y condenados”.

Como afirma Garzón, la extradición a EE.UU. de Julian Assange sentaría un peligroso precedente para la libertad de expresión en general y para el futuro del periodismo y la libertad de prensa en particular, auspiciado por la complicidad de Estados Unidos y el gobierno británico.

En este sentido, la presidenta de la Federación Internacional de Periodistas (FIJ), Dominique Pradalié, señalaba en conferencia de prensa: “Cuando denunciar un delito es tratado como si estuvieras cometiendo un delito, es que estás siendo dirigido por delincuentes“. 

La visita del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca, prevista para este mes de julio se ha convertido en una fecha crucial en el caso Julian Assange. Dicho encuentro se convierte en una oportunidad única para abordar la extradición a EE.UU. del fundador de Wikileaks.

López Obrador, (@lopezobrador_) se vuelca con la causa de Assange y pedirá en ese próximo encuentro con Biden su exoneración. En su conferencia matutina Obrador aprovechaba para detallar uno de los documentos revelados por Wikileaks en el que se muestra el tiroteo de civiles incluyendo dos periodistas de Reuters, por las fuerzas estadounidenses:

El Gobierno de López Obrador ya ofreció protección a Assange en más de una ocasión. “Está enfermo y sería una muestra de solidaridad, de fraternidad, el permitirle que recibiera asilo en el país que Assange resolviera vivir, incluido México”.

Las muestras de apoyo y solidaridad en favor del fundador de Wikileaks se multiplican:

Adele Ferguson, presidenta de la Fundación Walkley, apoyaba así la liberación de Assange: “Assange ha estado languideciendo durante años y ya es hora de que lo traigan a casa. La libertad de prensa y los derechos humanos son vitales para nuestra sociedad y lo que está sucediendo sienta un precedente muy peligroso“.

 La ministra Patel, ha obviado los informes médicos que acreditaban que la salud psíquica y mental de Julian Assange era tan débil que podría morir en prisión.

Nils Melzer, (@NilsMelzer), relator especial de la ONU contra la tortura, elaboró un informe sobre la situación de Assange tras visitarle en la prisión de alta seguridad de Belmarch, destacando el peligro para su salud de dicha encarcelación, cuestiones que ha obviado el gobierno de Boris Johnson.

La decisión de la ministra Patel ahora será recurrida ante la corte británica. Actualmente puedes apoyar la liberación de Assange apoyando la campaña abanderada por su esposa:

Puedes apoyar a Assange aquí.

Ver todos los artículos publicados en PC sobre el creador de Wikileaks aquí.