“Be the Change: Saving the World With #CitizenScience”, un libro para entender la #cienciaciudadana

Howard Rheingold, crítico, ensayista, escritor y profesor de la Universidad de Stanford (Califronia, USA), es el creador del concepto “multitudes inteligentes” o “Smart Mobs”, un término que hace referencia al poder de la multitud o de los ciudadanos, para encontrar soluciones a los problemas actuales. De esta sabiduría se nutren movimientos como el periodismo ciudadano y sus numerosas adaptaciones como es la ciencia ciudadana, un fenómeno que está contriuyendo a agilizar las investigaciones ciéntificas contando para ello con la colaboración de los usuarios.

Este apasionante fenómeno está consiguiendo grandes logros pero, para los que no conozcan muy bien en qué consiste les proponemos la lectura de: Be the Change: Saving the World With Citizen Science, de Chandra Clarke, (@chandraclarke), escritora, investigadora, bloguera  y responsable del Citizen Science Center, (@CitizenScience_), un trabajo en el que su autora nos propone Ser parte del cambio” y “Salvar el mundo con la Ciencia Ciudadana”.

Clarke nos ofrece en este libro una visión esperanzadora frente a los problemas que asolan el mundo. La ciencia ciudadana, señala, ofrece a la gente común la posibilidad de hacer algo y contribuir en la búsqueda de soluciones.

Este libro es una introducción a un mundo en el que es posible participar en una encuesta sobre fauna en un parque nacional, instalar un software en el ordenador para buscar una cura contra el cáncer, hacer que tu teléfono inteligente registre la contaminación acústica en tu ciudad, transcribir griego antiguo de pergaminos, o tamizar a través de la suciedad de un lugar donde vivió un mastodonte muerto 11.000 años atrás, incluso si nunca ha terminado la escuela secundaria.

Al igual que en su blog su autora utiliza un lenguaje cercano, acesible y con sentido del humor para acercar la ciencia a todo el mundo y mostrar las numerosas formas de participación que existen a través de una larga lista de proyectos a los que podemos sumarnos explicados de forma concisa, y organizados según el nivel de participación requerido.

En esta selección encontraremos desde programas tan populares como el  SETI (Search for Extra-Terrestrial Intelligence), que ofrece un programa para tratar de detectar vida en otros planetas a otros programas para descubrir nuevos medicamentos o colaborar en el análisis de fotografías, películas o de sonido. Hay múltiples formas de colaboración que nos permiten no quedarnos de brazos cruzados y convertirnos en agentes activos del cambio colaborando en los proyectos científicos que nos interesen.

Imagen: Jens Schott Knudsen en Flickr. Licencia CC.