Girl Rising o cómo puede la educación cambiar el futuro de las niñas en el mundo

«Una niña educada es una poderosa fuerza para el cambio«, señalan desde la web de Girl Rising, una asociación público-privada orientada a cambiar la forma en la que las niñas en particular y las mujeres en general, son valoradas en el mundo. Su objetivo es promover la educación de las niñas como agentes de cambio. Para lograrlo utilizan todo tipo de estrategias educativas, desde el cine, al trabajo en las aulas partiendo de la afirmación de que: «la educación de las niñas pueden transformar las sociedades«.

Desde su cuenta en Twitter trabajan también activamente a través de la puesta en marcha de campañas como , apoyada internacionalmente por mujeres tan influyentes como Michelle Obama:

En la actualidad trabajan en países en donde la valoración de la mujer es especialmente escasa como en India, la República Democrática del Congo y África Occidental. Su trabajo ha puesto de manifiesto cómo la educación de las niñas pueden romper los ciclos de pobreza de toda una generación. Sus campañas inciden especialmente en la eliminación de barreras, como el matrimonio precoz, la violencia basada en el género, la esclavitud doméstica y el tráfico sexual. La consecución de estos objetivos, destacan, «significa no sólo una vida mejor para las niñas, sino un mundo más seguro, más saludable y más próspero para todos». Las niñas que han recibido educación defienden sus derechos, como el de casarse con quien deseen, tener hijos cuando deseen, educarles, y generar comunidades prósperas.

Esta campaña defendida en primera persona por Michelle Obama ha sabido aprovechar el poder de redes sociales como Twitter, a través de etiquetas como  o Instagram, para seguir concienciando de esta situación:

La importancia de defender el derecho a la educación de millones de niñas en todo el mundo tiene un claro exponente en la historia de Malala Yousufzai, la joven activista paquistaní que con tan solo 17 años se convirtió en la persona más joven en recibir el Premio Nobel de la Paz. La historia de esta niña, tiroteada por los talibanes por defender el derecho a la educación femenina en su país, le ha hecho merecedora de numerosos galardones desde que, con tan solo 11 años se convirtiera en una destacada defensora de los derechos de las mujeres al rebelarse en 2009 a la prohibición del régimen Talibán que impedía a las niñas del valle del río Swat ir a la escuela.

Su trabajo se centra en conseguir cambiar la forma en la que el mundo valora a las niñas, realizando desde campañas de sensibilización sobre el tema, a través de vídeos educativos, guías, planes de estudios dentro de las escuelas y también el cine. Para seguir generando conciencia decidieron rodar la película documental «Girl Rising», en la que nos acercan el testimonio de nueve niñas y de cómo la educación logró cambiar sus vidas.

Este documental se ha convertido también en material educativo con el que concienciar en campus, aulas  y todo tipo de comunidades en el mundo, permitiendo también recaudar fondos destinados a cambiar la forma en la que se valora a las niñas, y ayudar a la gente a comprender los enormes beneficios que la educación puede generar.

Este es el trailer del documental para acercarte a la realidad de estas mujeres:

Imagen Portada: Girl Rising