Campji: la voz de los refugiados en el Líbano, dentro y fuera de los campamentos

Campji es un medio ciudadano de Beirut, creado para dar voz a los refugiados del Líbano. Esta plataforma se dirige especialmente a los jóvenes para que puedan contar sus propias historias y ofrecer una imagen de las personas desplazadas distinta a la que suelen ofrecer los medios de información tradicional. Los reporteros son refugiados palestinos o sirios que viven y trabajan en los campamentos de Shatila en la capital y en Bekaa.

Desde su canal en Facebook y Youtube, tratan de romper estereotipos relacionados con la vida de las personas desplazadas y los motivos por los que han llegado a un lugar como ese. Se trata de acercar una óptica diferente, al margen de la información de los medios de comunicación locales e internacionales, en donde solo suelen informar de los aspectos políticos o de seguridad relacionados con la vida en los campos de refugiados.

Campji significa “habitante del campo” en árabe, precisamente para destacar, que son los propios residentes los que cuentan lo que sucede en su interior. La plataforma, según nos cuenta Aline Lafoy desde Lepetitjournal fue creada en noviembre de 2016 por Nasir Al-Jazairi, Gerente de Proyectos de la Deutsche Welle Akademie, una subsidiaria de este canal de televisión alemana, especializada en el desarrollo de medios internacionales. El objetivo era crear un espacio para el diálogo por y para los refugiados en los campamentos del Líbano.

Con más de 30,000 seguidores en Facebook, Campji es otro ejemplo de cómo el periodismo ciudadano y la tecnología pueden ofrecer nuevas narrativas que ayuden a comprender mejor entornos tan poco accesibles como los campos de refugiados, ofreciéndonos u na forma de salvaguardar su derechos fundamentales a la libertad de expresión.

En declaraciones a AlJazeera, Ahmed Mansour, uno de los responsables de este proyecto señala la importancia de este medio ciudadano que trata de ofrecer una visión crítica frente a aquellos grupos de información convertidos en instrumentos de propaganda del gobierno. Mansour destaca especialmente el ataque israelí contra Gaza de 2008:

“Fue un punto de inflexión para mí. Vi cómo los medios israelíes distorsionaron la realidad en el terreno para beneficiar su propia narrativa. Nosotros los  palestinos  no teníamos los medios necesarios para refutar sus afirmaciones”.

Campji nos ofrece una oportunidad para escuchar la voz de los palestinos a través del periodismo ciudadano remunerado.