¿Qué hacer cuando no puedes verificar el vídeo de testigos? #citizenjournalism

Aprender a posicionarnos de manera ética a la hora de usar el vídeo de testigos en la documentación y defensa de los derechos humanos, es uno de los objetivos fundamentales de los Miércoles de Ética”, que nos acerca La organización internacional Witness, (). Esta semana aprenderemos ¿Qué hacer cuando no puedes verificar el vídeo de testigos?.

Nota del editor: Esta publicación es parte de una serie basada en las Normas éticas del uso de vídeos de testigos en la documentación de derechos humanos. Cada miércoles compartiremos una nueva publicación sobre un tema relacionado con la ética y vídeos presenciales, también puedes hacer clic aquí para ver las entradas anteriores.

Ponte por un momento en el lugar de un activista de derechos humanos. Una fuente ha compartido un vídeo en línea muy perturbador que muestra a un grupo de hombres torturando a un joven esposado en lo que parece ser un campo. La persona que subió el vídeo a Internet, describe a la víctima como un prisionero y a los preparadores como oficiales de seguridad. Sin embargo, hay muy pocas pistas visuales que podrían ayudarte a corroborar exactamente dónde y cuándo pasó; no hay señalamientos ni referencias geográficas. En caso de ser auténtico, apoyaría un patrón de acusaciones de este tipo de abuso.

Tú:

a.) Compartes el vídeo ampliamente pidiendo el público que te ayude a identificar a las personas que aparecen en el vídeo.

b.) Organizas una investigación sobre el incidente explicando qué información tienes acerca del vídeo y compartiendo únicamente el material con investigadores y activistas para proteger la privacidad y la dignidad de quienes están involucrados.

c.) No reportas el abuso que parece estar documentado en el vídeo hasta que no tengas más información. El daño potencial a tu integridad en caso de que el vídeo sea una prueba errónea o diferente de lo que parece ser es muy grande como para tomarlo.

Los riesgos del material falso

Uno de los mayores riesgos al utilizar vídeo de testigos al reportar o documentar violaciones de derechos humanos, es utilizar material que sea falso o que esté fuera de contexto. Existe una docena de ejemplos de agencias de noticias qué comparten material qué encontraron en línea y que había sido manipulado, sacado de contexto o malinterpretado. Es importante saber lo fácil que es distribuir vídeos falsos o manipulados y engañar a la audiencia. Cada vez existen más herramientas y métodos para verificar la autenticidad de un vídeo todos estos (el WITNESS Media Lab, Citizen Evidence Lab, First Draft News, y el Manual de verificación) son algunos lugares por dónde empezar.

¿Qué hacer en caso de que no sea posible?

En algunos casos, simplemente no existe información suficiente para verificar dónde y cuándo fue firmado el vídeo  o incluso si lo que se encuentra documentado sucedió realmente, es decir, si no fue actuado o generado para engañar a la audiencia.

Por ejemplo, un método común en la autentificación de vídeos es usar la geolocalización, identificando señales geográficas en el material y corroborándolas con imágenes vía satélite u otra documentación visual de la que podría ser la ubicación. Esto es posible si el vídeo fue grabado en un lugar público con señas identificables pero esto es mucho más difícil si tuvo lugar en una casa, en una institución a puerta cerrada, como una prisión o en un campo abierto. Otra estrategia para investigar la autenticidad de un vídeo es contactar con quien lo grabó pero activistas y periodistas ciudadanos, en algunos casos, deciden no identificarse para protegerse o para proteger su identidad al enfrentar posibles amenazas por documentar abusos.

En estos casos, debes usar tu juicio profesional para decidir sobre compartir el material y cómo hacerlo. Trabajar con un vídeo que después resulta haber sido manipulado o mal interpretado puede comprometer tu integridad y además poner en tela de juicio la autenticidad de otros vídeos de testigos. Lo peor es que divulgar información falsa, incluso de forma no intencionada, puede causar pánico violencia y tener graves consecuencias para los individuos involucrados.

Haz las preguntas correctas

Cuando te enfrentas a vídeos  que documentan un evento en particular y que no puedes verificar con certeza, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Existen otros vídeos o informes que documenten el mismo evento y que sean verificables?
  • ¿Hay una razón por la cual quienes grabaron el vídeo querrían engañar a la audiencia?
  • ¿Existe alguna posibilidad de que hayas hecho una falsa suposición sobre el vídeo y los motivos tras de él?

Si al final decides que el vídeo merece ser incluido en tu reporte, a pesar de desconocer ciertos detalles del vídeo, sé claro con tu audiencia sobre qué sabes y qué no, y ofrecer una forma de respuesta para la audiencia. Podría resultar que al compartir el vídeo con una audiencia más amplia, esas mismas personas puedan ayudarte a responder las preguntas.

A continuación dos ejemplos sobre este tipo de escenario:

A principios de 2013, un vídeo surgió en línea que mostraba a oficiales de la Policía de Fiji torturando a dos hombres. Mientras que la fuente, ubicación exacta y la fecha de la grabación eran inciertas, el vídeo fue compartido e incluido en reportes de medios locales e internacionales, lo que generó una respuesta de Amnistía Internacional y las Naciones Unidas. La madre de una de las víctimas identificó a su hijo en el vídeo y juró luchar por la justicia, las autoridades respondieron conduciendo una investigación interna.

En un caso diferente  en 2013, un vídeo en línea generó controversia y llamó la atención de la prensa en Corea del Sur. El vídeo mostraba aparentemente a dos hombres caucásicos acosando a una mujer coreana en un club nocturno. A pesar de que en la identidad de los individuos en la cámara y el contexto en el que se había llevado a cabo el vídeo eran inciertos, el vídeo y la controversia que generó fueron cubiertos por el blog del Washington Post. En respuesta, los hombres involucrados en el vídeo contactaron al reportero para explicar que el vídeo había sido malinterpretado. Compartieron más material y fotografías de la escena para probar al reportero qué esa toma era parte de un vídeo experimental en el que todos habían participado por voluntad propia. El reportero escribió un artículo de seguimiento, que quedó referenciado en el post anterior.

Para más recomendaciones, consulta la guía Normas éticas para utilizar el video de testigos presenciales para informar y defender los derechos humanos. Compártenos tus propios métodos y retos a los que te has enfrentado al usar video de testigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *