Cómo proteger testigos en riesgo #citizenjournalism

¿Cómo proteger testigos en riesgo?, este es el nuevo interrogante que nos plantean desde la organización internacional Witness, (), dentro del ciclo Miércoles de Ética”. Periodismo Ciudadano colabora en la difusión de esta serie de consejos prácticos para usar el vídeo de testigos en la documentación y defensa de los derechos humanos, gracias a la colaboración de Madeleine Bair.

Imagina que eres un periodista y un contacto comparte un vídeo en Facebook documentando un encuentro violento con la policía. Has corroborado la autenticidad del vídeo y piensas compartirlo como parte de un reportaje del incidente, ya que contradice la versión oficial de la policía.

La persona tras la cuenta de Facebook no está respondiendo tus mensajes y tu fecha límite de entrega se acerca. En tu artículo:

  1. Incluyes el vídeo de Facebook junto con una advertencia a la audiencia sobre el contenido gráfico en el vídeo.
  2. Describes el contenido, incluyendo el nombre del usuario de Facebook que lo publicó.
  3. Compartes una nueva versión del vídeo publicado en tu medio, explicando cómo fue verificado el contenido pero sin identificar a la persona que lo publicó en Facebook.

En nuestro último miércoles de ética nos enfocamos en por qué y cómo proveer información a tu audiencia sobre la fuente de los vídeos. El hacerlo permite a tu audiencia entender la perspectiva, confiabilidad y alguna potencial tendencia por parte de la fuente.

De cualquier manera, existen muchas situaciones, donde el identificar a la persona que grabó o compartió el vídeo de los abusos puede exponer a esa persona y ponerla en riesgo de arresto, acoso en línea u otras formas de persecución. Algunos documentalistas o periodistas son conscientes de estos riesgos, mientras que otras personas sólo caen en cuenta en la importancia de tomar alguna acción cuando ya es demasiado tarde, y los nombres de las personas ya han sido públicamente asociados a los vídeos y no es posible hacer nada al respecto.

Para periodistas, activistas y otras personas cuyo trabajo puede amplificar la exposición al vídeo de testigos, y potencialmente amplificar también la atención hacia los testigos mismos, es importante que  se tenga claro los diferentes riesgos que los testigos enfrentan, y tomar medidas cuando se esté trabajando con estas personas o cuando se estén utilizando sus vídeos para asegurar que nuestro trabajo no los ponga en riesgo. (En las Normas éticas del uso de vídeos de testigos puedes encontrar más detalles al respecto).

Considera la seguridad de la fuente

Situaciones de riesgo para los testigos: En situaciones de conflicto, coberturas especiales o de última hora, puede haber testigos en la escena que estén grabando vídeo y compartiéndolo en medios sociales. Si estás en contacto con estas personas, prioriza su seguridad antes del deseo de obtener más vídeos a través de estas personas.

Testigos anónimos: Hay ocasiones particulares donde quienes graban y/o publican los vídeos deciden mantenerse anónimos por razones de seguridad. En lugares o circunstancias donde periodistas y activistas trabajan bajo graves riesgos de seguridad, los medios ciudadanos con frecuencia distribuyen los vídeos que son generados por una red de videastas donde las identidades individuales de las personas se mantienen de forma anónima. En un escenario diferente, cuando alguien filtra un vídeo que muestra crímenes cometidos por sus colegas, se mantiene de forma anónima quien publica el vídeo para prevenir cualquier represalia.

Testigos que desconocen los riesgos: Muchas personas que han sido testigos de abusos comparten los vídeos en medios sociales sin considerar el impacto potencial de esos vídeos en sus personas o en quienes aparecen en los vídeos. El Eyewitness Media Hub documentó varios casos donde los testigos de noticias de última hora compartieron los vídeos en medios sociales de forma instintiva, y para cuando tuvieron oportunidad de reflexionar al respecto, el vídeo ya se había hecho viral, junto con su propio nombre.

Si estás trabajando con vídeos donde quien grabó o distribuyó el vídeo podría estar en riesgo al ser expuestos y estas personas ya han tomado precauciones para mantenerse anónimos, asegúrate de proteger el anonimato de las fuentes tú también. Podrías considerar hacerlo también en el caso de que quien grabó el vídeo no sea anónimo pero no esté al tanto del riesgo potencial que podría significar para su persona. ¿Sabes si el vídeo contiene metadata? Es decir, información incrustada en el vídeo de forma técnica o descriptiva, que podría ayudar a identificar la fuente y su ubicación. La plataforma donde se ha publicado el vídeo revela información sobre la fuente, en ese caso, ¿sabes si la fuente es consciente de eso? Si obtienes información sobre la identidad de la fuente al investigar sobre el vídeo, evalúa el riesgo en el que se encuentra quien graba en caso de que la información se haga pública. Si estás en contacto con quien grabó el vídeo, considera cifrar tus correos y mensajes. (Para más recomendaciones y herramientas de seguridad digital, visita el sitio de la Electronic Frontier Foundation, (@EFF).

Opiniones de otros expertos

La Online News Association (ONA) y el Eyewitness Media Hub son dos organizaciones que han desarrollado posicionamientos y buenas prácticas para el uso multimedia de testigos como parte de reportajes, incluyendo consideraciones para tomar cuando se trabaja con fuentes que están en riesgo.

El recurso de ONA Elabora tu propio código de ética incluye recomendaciones para considerar el bienestar de los periodistas ciudadanos:

  • Mantente seguro(a). Cuando un periodista está en contacto con un miembro del público que está en un lugar peligroso, como la escena de un crimen o un desastre natural o una zona de guerra, el periodista debe recomendar a esa persona que se mantenga segura. No se le debe pedir a ninguna persona que no haya recibido preparación para este tipo de situaciones que produzca contenidos en un lugar riesgoso.
  • En algunas ocasiones ni siquiera preguntes. Las organizaciones deben considerar casos en donde el sólo contactar a una persona en busca de contenido generado por usuarios pueda ponerlas en riesgo, ya que hacerlo podría revelar su presencia en la escena, o porque el simple hecho de contactarles podría distraerlos de mantenerse a salvo. En algunos casos es mejor esperar a que el peligro haya pasado.

En 2014, el Tow Center for Digital Journalism publicó un reporte sobre el uso de contenido generado por usuarios por parte de televisiones alrededor del mundo. Las investigaciones encontraron que, en la mayoría de los casos, las agencias de noticias deberían hacer un mejor trabajo al pedir el permiso de los periodistas ciudadanos sobre el uso de sus contenidos. Sin embargo, en algunas regiones,  el sólo hecho de contactar a los periodistas ciudadanos para pedirles permiso puede ponerlos en un riesgo mayor. Este reporte afirma que:

Con certeza hay un entendimiento de que al trabajar con personas que publican vídeos en ciertos países, lo mejor es no buscar por su permiso para utilizar los vídeos. Un periodistas de la BBC que trabajaba en una galería de fotografías de Irán nos dijo, “Siendo un periodista de la BBC, puede aumentar la visibilidad del perfil de una persona que publicó una imagen si le escribo diciendo “Hola, ¿puedo utilizar la imagen? Soy de la BBC” Así que en ese caso el servicio persa recomendó mejor no hacerlo.

Los factores de riesgo son únicos para cada situación

Los riesgos varían de un individuo o ambiente a otro, así que es importante considerar los factores de riesgo que están en juego en la comunidad donde el vídeo fue filmado. En un contexto como el escenario hipotético que se planteó al principio de esta publicación, diversos casos en los Estados Unidos y otros países indican el tipo de daños potenciales al que podrían estar expuestos quienes documenta abusos policiales. Ramsey Orta, quien grabó el fatal estrangulamiento de Eric Garner en Staten Island en 2014, ha hablado públicamente sobre los líos legales a los que se ha enfrentado a causa de la atención que recibió su vídeo. Él y otras personas que documentaron y compartieron vídeos del abuso policial en los Estados Unidos después expresaron su arrepentimiento por la atención legal y de los medios que recibieron.

En Brasil, donde las ejecuciones extrajudiciales se cuentan por miles cada año y es muy raro que se encuentren responsables por las mismas, ese es uno de los lugares donde los testigos no sólo temen la atención sino las violentas represalias. El otoño pasado en Río de Janeiro, el residente de una favela grabó el final de un tiroteo de la policía a un joven de 17 años. En el vídeo, se puede observar a los oficiales disparando un arma y “sembrándola” en el cuerpo de la víctima. Mientras que el vídeo recibió la portada de los medios, también puso a quien grabó el vídeo en un alto riesgo. Si bien, no podemos identificar a quien grabó en el vídeo, el individuo podría haber sido identificado por la voz y el ángulo desde donde grababa. En esta versión del vídeo [contenido gráfico], el medio O Dia utilizó un filtro de audio como una medida para proteger la identidad de la fuente. Reportes han salido a la luz de que quien grabó el vídeo tuvo que abandonar la comunidad debido a una amenaza de muerte. (Para más recomendaciones sobre qué hacer para proteger tu seguridad, después de grabar un abuso de la policía da clic aquí.

Los abusos policiales son justo un ejemplo de los riesgos potenciales que periodistas ciudadanos pueden enfrentar. Cuando usas o compartes vídeos de testigos, piensa también en las personas detrás de la cámara para asegurarte de que amplificar el alcance no los ponga en riesgo.

Para más recomendaciones, consulta la guía Normas éticas para utilizar el video de testigos presenciales para informar y defender los derechos humanos. Compártenos tus propios métodos y retos a los que te has enfrentado al usar vídeo de testigos o como periodista ciudadano.

Puedes consultar otros contenidos enlos post anteriores de Miércoles de Ética”.