@Virginiapalonso: “La Ley Mordaza penaliza más la protesta social que las investigaciones de corrupción” #AmnesTuits

Mañana jueves, 25 de junio, Virginia Pérez Alonso, (@Virginiapalonso), Presidenta de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, ( ) y Vicedirectora editorial del Grupo 20minutos  () nos hablará de “la criminalización de Internet o cuando ponerle puertas al campo se convierte en asunto de estado”, en el encuentro Amnesty&Tuits.

Amnistía internacional, (@amnistiaespana), ha creado Amnesty&Tuits con el objetivo de abrir un debate y llevar los derechos humanos a otros espacios, explicado por una persona experta como es Virginia Pérez Alonso, que en entrevista con PC nos hablaba de algunos de los temas que, seguramente, se abordarán en este encuentro:

PC- En este encuentro vas a hablar de la criminalización de Internet y de las leyes mordaza, un tema que conoces muy bien a través del trabajo que también realizas como presidenta de la PDLI. Cuales destacarías como las principales medidas que están favoreciendo esa criminalización de la Red.

VP- Prácticamente todas las iniciativas legislativas aprobadas en los últimos meses tienen ese común denominador: desde la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana (más conocida como Ley Mordaza), a la doble reforma del Código Penal, pasando por la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Imagen de previsualización de YouTube

PC- Casos como el de la detención del fotógrafo Antonio Navia por negarse a borrar una foto mientras cubría la manifestación del primer aniversario del 15M, son más habituales de lo que pensamos.

VP- Así es. En poco tiempo hemos visto también cómo el periodista Jaime Alekos, (@JaimeAlekos), era detenido mientras hacía su trabajo y luego acusado de desobediencia, resistencia y atentado a agentes de la autoridad, aunque desde el principio se identificó como periodista. O cómo la reportera Alicia Armesto (@alitwittt) recibía una citación judicial para declarar en un juicio de faltas tras publicar un material informativo sobre un desahucio, desobedeciendo la instrucción que le había dado un policía. Es intolerable que en un país que se precia de democrático se produzca este veto a la tarea de los informadores. Y las nuevas leyes abren la veda en este sentido.

PC- Herramientas como la que lanzaba el PDLI con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, para visibilizar y monitorizar las detenciones y juicios contra periodistas o activistas en España, son una forma para luchar contra esa criminalización de la Red. Cómo funciona esta herramienta y a quién puede interesarle.

VP- Le interesa a cualquier ciudadano que sea testigo o sufra en sus propias carnes una amenaza o un intento de coartar su libertad de información (en coberturas de desahucios, manifestaciones o cualquier otra circunstancia informativa). Las incidencias se transmiten a través de Twitter usando la combinación de hashtags “ ” o “ ”.

Cuando alguien tuiteé, con la geolocalización activada, incluyendo estas etiquetas, los mensajes aparecerán situados en un mapa, en tiempo real (y del pasado cercano), con colores diferentes, basados en el tipo de evento. Y eso nos permite documentar cualquier incidencia en este sentido y localizarla en un mapa espacio-temporal.

PC- En qué medida crees que la ley mordaza está, cuando menos obstruyendo las investigaciones periodísticas relacionadas con los casos de corrupción.

VP- La Ley Mordaza penaliza más la protesta social, sea en la calle o en las redes, que las investigaciones periodísticas de corrupción. Sin embargo, la doble reforma del Código Penal sí puede entorpecer en mayor medida estas investigaciones. En concreto, la reforma denominada pacto antiyihadista, que puede considerar terrorismo la revelación de secretos y los delitos informáticos en caso de que alteren el orden constitucional o las estructuras políticas o económicas, entre otros supuestos. El problema en este caso es en qué medida esto puede aplicarse a periodistas, porque tal y como está redactado el articulado, es difícil que te acusen de terrorismo, pero es posible. Esa inseguridad jurídica es inaceptable y pone a los periodistas en un limbo peligroso.

La entrada a Amnesty&Tuits es gratuita hasta completar aforo. Comenzará a las 19:00h, los que no puedan asistir al encuentro en el Bar Olé Lola, en la Calle San Mateo, 28 de Madrid, podrán seguirlo vía Periscope a través de la cuenta en Twitter de @amnistiaespana y tras el hashtag .