Dhondup Wangchen, cineasta y activista tibetano, Premio Internacional Václav Havel a la “disidencia creativa”

El cineasta y activista tibetano Dhondup Wangchen ha sido uno de los galardonados este año con el Václav Havel International Prize for Creative Dissent, un premio internacional concedido a la “disidencia creativa”, es decir, a los actos de creación artística realizados por activistas y disidentes, por cuya realización han tenido que pagar un alto precio. El galardón fue entregado en la sexta edición de la conferencia sobre derechos humanos: “The Oslo Freedom Forum”, de la que os hemos hablado en PC.

Dhondup Wangchen, de 40 años, fue encarcelado por el régimen chino durante seis años, el 28 dic de 2009, por cargos de subversión tras producir el documental “Leaving Fear Behind”, “Dejando atrás el miedo”. El 05 de junio 2014 Dhondup Wangchen salió de la cárcel tras cumplir seis años como prisionero político.

free-1-1El documental reflexiona sobre la situación en el Tíbet y la opresión a la que la dictadura china somete al pueblo tibetano. La grabación incluye entrevistas realizadas en secreto con tibetanos sobre la vida bajo el dominio chino, así como los pensamientos, sentimientos y deseos de libertad de todos estos ciudadanos, discutiendo sobre los Juegos Olímpicos de Beijing, el Dalai Lama, y el Partido Comunista chino. A pesar de los llamamientos para lograr su liberación por organizaciones internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional, este cineasta amateur permaneció encarcelado mientras su salud se deterioraba drásticamente en la cárcel de Xichuan, en la provincia de Qinghai en donde contrajo una hepatitis B, negándole según señala su familia, la atención médica adecuada. El material fue sacado clandestinamente del Tíbet poco antes de su detención justo a tiempo para la celebración de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Tras su liberación Dhondup Wangchen sigue siendo incapaz de viajar fuera de China.

El Premio Internacional Havel Václav para la disidencia creativa fue recibido por su esposa, Lhamo TSO, que en su discurso hizo un llamamiento especial al gobierno chino para que permita a su marido reunirse con su familia en los EE.UU., en donde permanecen exiliados por cuestiones de seguridad. El activista y su esposa no han podido reunirse durante los últimos siete años.

premio-1En mayo de 2013 Dhondup Wangchen recibió el premio Visual Artists Guild Award en Los Angeles y Nueva York y Lhamo Tso aceptó el premio en su lugar. En su declaración, señalaba: “Este premio coincide con la fase final y más importante del encarcelamiento de Dhondup”, en una oleada de liberaciones de escritores y activistas tibetanos. Las condiciones de salud de todos los hombres liberados eran deplorables. Según señalan en Free Tibetan Heroes:

La evidencia en el Tíbet, ha demostrado que a los presos políticos se les concede la liberación repentina, cuando las autoridades chinas tratan de evitar su muerte bajo la custodia en la cárcel y tener la culpa. Les pido me ayude a traer al padre de mis hijos, vivo de vuelta.

Nadezhda Tolokonnikova, junto a su compañera Maria Aliojina, activistas políticas rusas y miembros de la banda de punk conocida como “Pussy Riot”, también recibían este galardón. El trabajo de estas dos artistas era reconocido en Oslo como una forma de “arte disidente” creado para apoyar las libertades individuales frente a un Estado ruso cada vez más autoritario. El  manifestante turco Erdem Gunduz, conocido bajo el apodo de “Standing Man ha sido otro de los artistas reconocidos con este galardón. Gunduz se convirtió en símbolo de la resistencia y de las protestas en Turquía durante los disturbios de 2013-14 contra el gobierno turco. Se dio a conocer internacionalmente como “el hombre de pie” en junio de 2013, cuando se puso de pie en silencio en la plaza Taksim de Estambul como un acto de resistencia no violenta en protesta contra el gobierno islamista de Recep Tayyip Erdogan.

Cada uno de los galardonados recibió una estatuilla que representa la “Diosa de la Democracia”, una estatua erigida por los líderes estudiantiles chinos durante las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989, además compartieron un premio en metálico de 350.000 coronas noruegas.