12 herramientas útiles para el periodismo colaborativo

El periodismo y en especial, el periodismo ciudadano, se fundamenta en un pilar esencial: la colaboración. Hasta el surgimiento de la era de internet, la colaboración era imprescindible hacerla cara a cara, en largas reuniones de personal donde se discutían los puntos más importantes a tratar en un segmento informativo. La espera podía llegar a ser tan larga que la característica novedosa de la noticia podía incluso llegar a desaparecer. A día de hoy, el sistema colaborativo se ha establecido en la tecnología facilitando a redactores, diseñadores y lectores ponerse en contacto con mayor facilidad y así agilizar el trabajo.

Este mes, la web británica journalism.co.uk, propuso en una de sus secciones una serie de herramientas que facilitan el trabajo de editores y redactores en el contexto informativo. No obstante, todas ellas pueden ser utilizadas por usuarios que precisen de medios para compartir y editar su trabajo en grupo. Desde Periodismo Ciudadano proponemos algunas de ellas y añadimos otras para hacer el trabajo de las grandes y pequeñas redacciones más simple y eficiente.

Para la creación de contenidos, es decir, la redacción de la base de la noticia, existen dos herramientas sencillas y eficaces:

Google Docs – la herramienta de Google por excelencia. Con una cuenta de Gmail será posible acceder a la misma y crear desde documentos a hojas de cálculo, encuestas, presentaciones… Mediante la misma estas creaciones se podrán compartir con otros usuarios, que podrán acceder, modificar y comentar el contenido. Además, la herramienta cuenta con un chat interno que permite a los usuarios conectados comentar los progresos a medida que van trabajando.

Draft – esta herramienta, menos conocida que la anterior, cuenta con un sencillo manual de uso. Se basa en la creación de versiones de todas las modificaciones introducidas por el usuario o sus invitados en un documento. Ninguna de las versiones creadas o modificadas desaparece en la base de Draft del usuario. Además, es posible marcar las versiones más importantes o destacadas, es decir, es posible una categorización de las versiones y su escritura en formato HTML. Si el usuario no cuenta con un equipo de correctores con el que compartir el contenido, la propia web pone a su servicio un equipo de escritores que por cinco dólares revisarán el contenido.

Para compartir contenidos, creaciones, archivos… La web cuenta con varias herramientas, algunas más conocidas que otras:

Dropbox – este servicio multiplataforma permite compartir todo tipo de archivos entre los usuarios del mismo.  Tiene una capacidad inicial de 2GB gratuitos, con posibilidad de ampliarlos hasta 16 GB mediante recomendaciones. Ofrece un servicio específico de pago para ampliar su capacidad así como un servicio para empresa. A este servicio encontramos otras herramientas que le hacen competencia como Cubby (de LogMeIn), que permite compartir el material escogido también mediante tecnología P2P  en la versión profesional, es decir, sin necesidad de subir el contenido a la famosa nube. Cubby guarda en la nube las diferentes versiones o borradores de los archivos que se van modificando. Por último, la plataforma Box, con 10 GB de almacenamiento gratuito. Sin embargo, por su adaptabilidad a los sistemas operativos de Android e iOS, Dropbox es la plataforma más estandarizada.

WeTransfer – otra forma de compartir información de manera mucho más sencilla es la herramienta WeTransfer. Con ella subimos un archivo, de un máximo de 2GB en su versión gratuita, e invitamos vía email a otra persona a descargarlo. El archivo caduca al cabo de unas semanas, de tal manera que ese es el tiempo que dispone el invitado para descargárselo.

Para hacer un brainstorming (o lluvia de ideas)…:

Conceptboard – esta herramienta con interfaz en forma de pizarra, permite a los usuarios compartir imágenes y pequeñas notas sobre un trabajo en un grupo creado de forma específica para el mismo. Su uso es simple y permite el trabajo múltiple desde distintos puntos del planeta.

Groupzap – siguiendo la línea del herramienta anterior, esta requiere del registro de uno de los usuarios y la invitación del mismo a los distintos miembros del grupo. Su uso es aún más simple pues funciona mediante notas con forma de post-it y su clasificación. Lo que diferencia a esta herramienta de un grupo de mensajería instantánea es la posibilidad de crear un PDF de los contenidos y de sus distintas copias.

Para la comunicación y organización entre corresponsales en el extranjero o los trabajadores desde casa, los chats, emails y la mensajería instantánea se han quedado obsoletos gracias a las nuevas herramientas desarrolladas con el fin de facilitar la conversación y las asignaciones de tareas. Este tipo de plataformas suponen un cambio en el concepto de redacción:

Asana – esta aplicación multiplataforma trata de eliminar el concepto de email en el trabajo colaborativo. Muchas veces el uso del correo electrónico dificulta o ralentiza la persecución de los objetivos de la redacción. Asana es una herramienta que permite la organización de tareas, asignación de responsabilidades, la creación de un calendario, y, sobre todo, saber lo que está pendiente, finalizado o en curso y las prioridades del medio.

Trello – más simple que la anterior, esta herramienta multiplataforma también trata de eliminar el concepto de email. Invita a los participantes a unirse a un grupo de trabajo, donde se votarán las decisiones más acertadas y se notificarán los cambios a los mismos.

Para desarrolladores y las nuevas formas del periodismo digital muchas veces es necesario el intercambio de código. Para ello existen varias herramientas a disposición del usuario:

GitHub – es la plataforma más utilizada por los desarrolladores. Cuenta con una gran comunidad que trata de ayudarse entre sí cuando los problemas surgen con el código. Dispone de una versión gratuita y de versiones de pago ampliadas.

Bitbucket – esta plataforma permite la posibilidad de almacenar, compartir y modificar distintos repositorios de códigos hasta con cinco usuarios de forma gratuita.

Para facilitar el trabajo de los diseñadores que trabajan en un mismo proyecto, se han desarrollado una serie de herramientas de trabajo online:

Marqueed – la plataforma permite compartir las imágenes a discutir entre los diseñadores y marcar el tema de discusión en concreto, que puede abarcar desde la imagen en su totalidad a un punto concreto en la misma. Es posible volver a todas las versiones que se han hecho de la misma y existe la posibilidad de avisar de forma instantánea a los usuarios cuando se ha producido un cambio en el archivo. También es posible la discusión de una página web entera copiando el link de la misma y la organización de las distintas discusiones mediante su categorización. Como ventaja, esta herramienta cuenta con la posibilidad de crear distintos tipo de acceso a los usuarios, que no será el mismo para los diseñadores, editores o clientes, según su nivel de implicación en el proyecto o su capacidad de decisión.

Cage –  siguiendo la línea del servicio anterior, Cage permite crear un proyecto, compartirlo y discutir sobre el mismo. Busca el feedback de los invitados y su utilización no es excesivamente compleja.

Todas estas herramientas tratan de facilitar el periodismo colaborativo o cualquier clase proyecto que implique la integración de un equipo de trabajo.