10 reglas de oro para la comunicación en Twitter

Times Opinion es un blog en Tumblr de la sección Digital Experiments de The Times, un laboratorio de prueba de nuevos proyectos y productos del diario británico. Esta semana, Times Opinion publicaba una lista de reglas de oro de David Aaronovitch, columnista del diario, para una mejor comunicación en Twitter: “The 10 golden rules of Twitter”.

Explica Aaronovitch en su introducción que cada vez es más común que de Twitter se llegue a los tribunales, y para evitar eso ofrece sus consejos. Pero, sin llegar a ese extremo judicial, también serían de utilidad para controlar esas frecuentes “meteduras de pata” que llevan a ser noticia a políticos y famosos, y en un modo más general para el uso cotidiano de Twitter por cualquier usuario.

En nuestro caso, nos interesan para el uso que de Twitter hacen periodistas y medios ciudadanos. Son consejos evidentes, pero que conviene recordar para no meternos en líos innecesarios.

Estas son esas 10 reglas de oro:

  1. Twitter es un medio público. Lo que pones ahí lo leerán otros. Así que no tuitees nada que no quisieras ver en el estante de un quiosco acompañado de una foto tuya.
  2. ¿Conoces la legislación sobre difamación? ¿Sabes si retuitear un tuit difamatorio incumple la ley? ¿Eres responsable ante la ley de todo lo que publicas, incluidos retuits? Entérate de estas cosas.
  3. Si eres un usuario con escasos seguidores y quieres decir algo poco adecuado pensando que será una publicación semiprivada, no lo hagas bajo un hashtag que es tendencia. Puede que atraigas las iras de la red.
  4. En Twitter también existen los trolls. Si te ves atacado por alguno de ellos simplemente bloquea a ese usuario. Desaparecerá como por arte de magia.
  5. Te sientes herido. Alguien ha puesto en duda tu talento o tu integridad. Desearías gritar tu indignación. No lo hagas, estarás siguiendo el juego a quien te ataca. Ignoralo o, si respondes, muestra una sonrisa.
  6. ¿No has podido evitar publicar una réplica brillante, repleta de ironía y fina ofensa, pensando que con eso fulminarás a tu atacante? Vale, ya has disfrutado tu venganza. Ahora piénsalo mejor y, por favor, borra ese tuit.
  7. No tuitees en estado de ebriedad y otras variantes de alteración de tu consciencia. Puede que en ese momento te creas inteligente y divertido, riéndote y desplegando tu brillante verborrea. Pero también puede ser que estés abriendo de par en par las puertas del infierno. Quizá mañana lo compruebes.
  8. Nunca te encuentres con alguien que conoces solo de Twitter sin antes saber a ciencia cierta quién es en realidad.
  9. Coloca un avatar decente, como una foto tuya. No dejes el huevo que viene por defecto ni pongas imágenes extrañas, como el ojo cortado de Un Perro Andaluz. Hazlo por el bien del resto de usuarios.
  10. Por último, la regla de oro, la regla de las reglas. Nunca le digas en Twitter a nadie lo que no le dirías a la cara. Habrá una razón por la que no se lo dirías a la cara. Quizá por miedo a que te golpee o te demande. Entonces, ¿por qué quieres tuitearlo?

Imagen | Flickr de JoshSemans bajo Licencia Creative Commons

Tags from the story
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *