A vueltas con la definición de curación de contenidos

Hace unos meses, Juan Arellano publicaba aquí un artículo –“Definiendo la curación de contenidos”– en el que recogía y analizaba diferentes definiciones de lo que se ha dado en llamar curación de contenidos. Poco después, hablábamos aquí también de sus posibles formas de aplicación.

Es un concepto relativamente nuevo, aunque Rex Hammock, en un artículo reciente sobre este tema, reconoce haber registrado ya en agosto de 2007 el dominio curationmedia.com. En cualquier caso, es una forma de producción de contenidos en pleno desarrollo y el término “curación” —como suele ocurrir con todas las tendencias digitales “de moda”— se emplea profusamente, a veces sin ningún rigor.

Lo más común, como señala también Hammock, es confundir curación con agregación. Pero aunque con dinámicas relacionadas, no son la misma cosa. El término “curación” surgió precisamente, como explica el mismo Hammock, para diferenciar esta nueva labor de las ya existentes:

Al principio, la idea detrás de la “curación de noticias” (o “curación de contenidos”) era realmente buena, y sirvió para todos los involucrados: en nuestras vidas ocupadas y caóticas todos tenemos muy poco tiempo, por lo que sería bueno que alguien (o alguna tecnología) encontrara y recogiera todo el buen material que podíamos estar perdiéndonos. Pero como “reportar” o “editar” no era lo que algunas personas (periodistas y editores) creían que este tipo de recolectores de contenido estaban haciendo, se necesitaba una palabra que sonara diferente de editor (pero no tan mal como “recolector de enlaces” ), por lo que nació el término “curación de noticias” (o “curación de contenidos”).

Esta sería una explicación del nacimiento del término, aunque no termina de aclarar la diferencia entre agregación y curación. De hecho, sugerir la posibilidad de la denominación alternativa “recolector de enlaces” sólo viene a alimentar esa confusión. El propio Hammock, no obstante, intenta establecer la diferencia en el resto de su artículo, y termina ofreciendo su definición de lo que sería una buena curación de contenidos: el uso de la experiencia para encontrar grandes contenidos y nuevas formas de ofrecerlos a otros.

Adam Schweigert, en otro artículo de hace unos días —“Towards a Better Definition of Curation in Journalism”— va un poco más allá de esa cierta indefinición en que nos dejan las explicaciones de Hammock. Y lo hace recurriendo al significado original del término “curator”.

Empezando por la etimología de la palabra —del latín curare, cuidar— recuerda que al igual que la tradicional labor de un “curator” —conservador en museos, bibliotecas, archivos…— la del curador de contenidos es algo más que el simple recolectar y organizar información:

En parte guía y recolector, en parte intérprete, en parte investigador, en parte archivero, el curador de noticias hace todo lo anterior: recopila y organiza la información, la coloca en un contexto más amplio, bucea en los archivos para sacar a la superficie información histórica, posibilita nuestra comprensión de la historia y las fuerzas impulsoras detrás de ella y, quizá lo más importante, se encarga de asegurar que la historia se desarrolla correctamente y es contada de la mejor manera posible para que nuestra audiencia la reciba.

Como un conservador en un museo recopila y organiza los objetos en una galería para mejorar nuestra comprensión y apreciación de su historia más amplia y su contexto, así deben los curadores de noticias organizar colecciones de información de una manera que mejore nuestra comprensión de la historia que se encuentra dentro. […] […] La curación se encarga del cuidado de asegurar que nuestro público tiene la mejor información posible y el mejor contexto y presentación para esa información.

Interesante el artículo de Schweigert por estas y otras reflexiones, que aportan a la labor del curador de noticias o contenidos un sentido que no terminan de concretar otras definiciones al uso.

Como decíamos al principio, la curación de contenidos está de actualidad. Y es, además, una clara opción de futuro dentro de la producción de contenidos en la información digital. Se seguirá sin duda hablando mucho de ella. Y aquí estaremos atentos a lo que se diga.

Imagen | Viñeta de Dilbert en el Flickr de Steve Garfield