La estrategia de medios sociales en los Juegos de Invierno de Vancouver

Graeme Menzies y algunos otros miembros del equipo de comunicación de los actuales Juegos Olímpicos de Invierno Vancouver 2010 viajaron en 2006 a Turín, a la anterior edición de ese encuentro olímpico. El objetivo del viaje era tomar nota de las estrategias de comunicación de aquel evento, de cara a la preparación del que cuatro años más tarde se celebraría -se está celebrando- en su ciudad.

Una de las cosas que advirtieron es que por aquel entonces YouTube era ya un sitio muy frecuentado por los internautas, y sin embargo los Juegos no tenían presencia en esa web de vídeos. Twitter aún no existía y Facebook no se había convertido en la red mayoritaria que es hoy, pero Menzies y sus colegas ya empezaron a pensar que dentro de su estrategia de comunicación para los Juegos de Vancouver no podía faltar la presencia online más allá de la web oficial del evento. Un presencia en la redes y medios sociales.

La web oficial de los Juegos, no obstante, es el corazón de esa estrategia de comunicación online. Numerosa información relacionada con las Olimpiadas, galerías de fotos, podcasts y vídeos o una sección de ayuda a los visitantes, la Guía del Espectador, conviven con un apartado, Best of the Web, en el que se agregan entradas de sitios externos, que además incluyen un botón de promoción en Digg.

Una práctica que Menzies entiende como enriquecedora para la web y que sigue la máxima de Jeff Jarvis: “Haz lo que mejor sabes hacer y enlaza al resto”.

En Twitter, el propio Menzies mantiene la cuenta principal de los Juegos, @2010tweets, y han creado algunas cuentas más que funcionan como servicio de alertas con informaciones relacionadas con las entradas, los horarios o el transporte.

Para Menzies, los mensajes en Twitter pueden ser como telegramas. Pequeños textos que comunican algo importante en el momento en que son emitidos, pero que pierden su interés poco tiempo después. Sobre las hashtags dice que no pretenden usarlas, pues son algo difícil de controlar que cualquier otro usuario puede crear por su cuenta, confundiendo así a quienes deseen seguir los tweets oficiales.

La página en Facebook de los Juegos, con más de 500.000 fans en este momento, es otro puntal de la presencia online de Vancouver 2010. Un sitio que el equipo de comunicación ve como otra sede más, una sede virtual que ellos han creado pero ha pasado a ser de la comunidad de usuarios que la frecuentan:

“Nosotros construimos las sedes pero no ejercitamos los deportes”, explica Menzies. “Hemos construido la página en Facebook pero no nos pertenece. Somos los iniciadores (aportamos contenidos e información), pero después de eso está la comunidad. Ellos responden en inglés, francés, chino y otras lenguas de aquí y allá, y generalmente moderan ellos mismos la conversación.”

Menzies no deja de advertir, de todas formas, que el tráfico en esa página no es nada comparado con el de la web oficial. Tanto Twitter como Facebook se utilizan para republicar contenidos de esa web oficial y conducir hacia ella a los internautas, y el equipo de comunicación no participa en las discusiones que se originan en esas redes.

YouTube, el medio que llamara la atención del equipo en 2006, tiene también un canal oficial de Vancouver 2010. La particularidad de este canal, explica Menzies, es que en él se presentan vídeos desde la perspectiva del equipo de comunicación:

Nos preguntamos a nosotros mismos que puede recibir la gente de nosotros que no se le ofrezca por otros canales. Fue un buen ejercicio que nos recordó que somos los anfitriones, que tenemos una responsabilidad ante el país y ante el mundo.

Aparte de esta presencia online, el equipo ha desarrollado también una aplicación para móviles, con toda la información importante relacionada con los Juegos.

Menzies cree que han desarrollado un buen paquete de canales de comunicación. Pero también adelanta que posiblemente todo sea diferente cuando lleguen los Juegos de Londres en 2012. Y es que lo que resulta innegable es que las redes y medios sociales han de estar ya presentes en cualquier estrategia de comunicación.

Vía | MediaShift

Actualización:
Vía e-mail, Toni Francois nos advierte de otra aplicación social relacionada con los Juegos de Vancouver. Se trata de The Stadium, un estadio olímpico virtual donde personas de cualquier lugar el mundo pueden subir su foto y conseguir su asiento virtual. The Stadium es un desarrollo de CODE, una iniciativa enmarcada en la Olimpiada Cultural paralela a los Juegos Olímpicos de Invierno Vancouver 2010.