A los críticos gastronómicos se les atraganta el periodismo ciudadano

El gremio de los periodistas gastronómicos profesionales no parece estar digiriendo demasiado bien ni los blogs culinarios que proliferan en internet, ni los sitios en los que los ciudadanos cuelgan sus valoraciones de restaurantes.meat_105x1058.jpg

El diario San Francisco Chronicle (California) publica un artículo en el que se ataca despiadadamente el papel de los periodistas ciudadanos como críticos de restaurantes.

El tono del artículo es francamente elitista: “La tradicionalmente noble disciplina de la crítica culinaria se ha convertido en una bronca callejera que algunos celebran como un ejercicio de democracia, pero que otros ven como una tiranía populista”. A continuación, el artículo intenta demostrar cómo las críticas salvajes de los ciudadanos en diversas páginas de internet están poniendo en peligro la supervivencia de ciertos restaurantes. Incluso llega a sugerir que muchos bloggers chantajean a los restaurantes a cambio de comer gratis.

El artículo ha propiciado la reacción de Dan Gilmor (Center for Citizen Media) quien se despacha a gusto en una entrada que titulachound_ad1.jpg “Comida y Asco” (parafraseando el título del famoso libro de Hunter S. Thompson y de la homónima película ‘Miedo y Asco en Las Vegas’.) Gilmor, además de criticar el fondo y la forma del artículo, hace un importante distingo entre comentarios anónimos y comentarios de usuarios registrados o de blogueros. Asimismo, Gilmor anima a los restauradores que se sientan criticados injustamente a implicarse y colgar sus explicaciones y réplicas cuando sea preciso, en lugar de “usar la táctica del avestruz”.