5 claves para entender dónde aporta valor la ciencia ciudadana

¿Qué es la ciencia ciudadana?, ¿qué credibilidad tienen las investigaciones científicas basadas en este fenómeno?, ¿dónde aporta valor?. Estas son algunas de las preguntas que se pasan por nuestra mente cuando oímos hablar de este fenómeno.

La ciencia ciudadana hace referencia a la participación de ciudadanos no profesionales en actividades relacionadas con la recopilación y análisis de datos científicos, bien con su esfuerzo intelectual o aportando sus propias herramientas y recursos.

Si te interesa saber dónde aporta valor estas son algunas de las conclusiones a las que hemos llegado tras publicar y entrevistar a muchos de sus protagonistas:

1.- Afrontar un problema científico desde otras perspectivas.

Este es un aspecto fundamental que nos acerca la participación ciudadana en el ámbito científico. Así lo destacaba en entrevista con PC Toni Gabaldón, (@toni_gabaldon), responsable científico del proyecto Saca la Lengua profesor de investigación ICREA y jefe de grupo en el Centro de Regulación Genómica (CRG).

Saca la Lengua es un proyecto español de ciencia ciudadana cuyo objetivo es descubrir la variedad de microorganismos que viven en nuestra boca y establecer su relación con nuestro estilo de vida o el medio ambiente. Para lograrlo han generado un espacio de diálogo entre los científicos y la ciudadanía, en el que los individuos consultados contribuyen a ofrecer una visión diferente. Según Gabaldón, este contacto con la ciudadanía “exige un esfuerzo para salir del área de confort propia de un científico y para romper barreras de comunicación”. Esta interacción entre científicos y ciudadanos está ofreciendo una perspectiva muy enriquecera desde la que enfrentarse a la investigación.

2.- Facilitar la creación y gestión de estudios médicos masivos.

La colaboración ciudadana permite agilizar la investigación en numerosos planos. Así lo destacan proyectos como ResearchKit, la plataforma de código abierto creada en 2015 por Appel para desarrollar aplicaciones específicas que permitan a los investigadores utilizar los datos obtenidos para mejorar nuestra salud. ResearchKit está contribuyendo a la investigación de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el asma, el cáncer de mama y la enfermedad de Parkinson.

Desde Hipertextual destacaban cómo este proyecto de código abierto ha conseguido impulsar “el mayor estudio sobre párkinson de la historia”. Los resultados obtenidos fueron publicados en la revista Scientific Data. Gracias al uso de ResearchKit, el estudio reclutó a más de 9.000 participantes.

3.-Agilizar la investigación científica.

Así lo señalan investigaciónes como la de Trailblazer, una aplicación creada por la Cancer Research UK, (@CR_UK), que permite a todos los interesados en participar, sin necesidad de tener conocimientos científicos, colaborar analizando células cancerosas en diferentes tipos de muestras de tejidos. Esta aplicación ha sido diseñada para mejorar la capacidad de los usuarios de detectar células cancerosas con mayor precisión.

Trailblazer confirmó que los científicos ciudadanos podrían desempeñar un papel importante en la aceleración de la investigación a través de una amplia gama de tipos de cáncer, incluyendo los que se consideraban difíciles de analizar. Los niveles de precisión alcanzados han demostrado que la ciencia ciudadana puede ser un método confiable, preciso y eficiente para la investigación biomédica.

En entrevista con Scifabric, (@Scifabric), Andy Paterson, uno de los responsables de esta App, hablaban de este ejemplo de éxito en el ámbito de la ciencia ciudadana. Trailblazer ha conseguido un 95% de precisión en el diagnóstico, con sólo 25 minutos de entrenamiento.

Paterson señalaba como Trailblazer ha logrado mostrar la “capacidad del público para realizar un trabajo científico preciso con la formación adecuada”.

4.- Fortalecimiento y difusión de la educación científica.

Contar con la colaboración de personas no expertas está contribuyendo al acercamiento de la investigación de una manera sencilla y didáctica a la población. Un ejemplo de esto lo encontramos en proyectos como el de ASA GLOBE Observer, (@NASAGO), una aplicación de la NASA puesta en marcha por la red internacional de científicos y científicos ciudadanos del GLOBE Observer, cuyo objetivo es luchar contra el cambio climático.

Para participar solo tienes que descargarte la aplicación disponible para dispositivos Android e iOS. Los datos recopilados pasan a formar parte del  GLOBE Observer Program, centrado actualmente en la recopilación de datos basados en la observación de las nubes, el agua, las plantas y otras formas de vida.

GLOBE Observer forma parte del GLOBE Program, los científicos ciudadanos también están proporcionando datos que posteriormente podrán ser investigados por estudiantes, fortaleciendo así la educación científica. Al establecer colaboraciones con escuelas,  universidades o con un público concreto, se realiza una labor de traducción de los contenidos complejos que maneja la ciencia a un lenguaje accesible ampliando así el número de personas que pueden comprender estos conceptos, que se interesan por ellos y que trabajan en favor del conocimiento y la investigación.

Tenga en cuenta la accesibilidad de las comunicaciones y los datos: traducir el contenido de los complejos discursos de los expertos amplía el número de personas que puedan tener interacción con estos temas y conceptos.

5.- Promover la transparencia de la investigación a través del uso de licencias open source.

Public Lab, (@PublicLab), es una red abierta a la ciudadanía, así como a profesores, educadores, e investigadores que trabajan para encontrar soluciones de bajo costo para monitorizar la calidad del medio ambiente, elaborando una base de datos sobre el medio ambiente local.


En entrevista con Creative Commons, Stevie Lewis (Manager), Liz Barry (Director de Desarrollo), y Mathew Lippincott (Director de Producción) señalaban cómo esta nueva forma de concebir la ciencia de manera abierta y participativa integra a las personas en el proceso de investigación. Las investigaciones que realizan se hacen públicas bajo licencias Open Source basadas en la necesidad de compartir el conocimiento. Esta filosofía es compartida por proyectos nacidos en España como Scifabric y Crowdcrafting, (@crowdcrafting), la única plataforma web para proyectos de ciencia ciudadana 100% Software libre, que defiende la necesidad de utilizar este tipo de tecnología de código abierto para promover la transparencia de la investigación.

Daniel Lombraña, (@teleyinex), Cofundador y Director de Crowdcrafting, (@crowdcrafting) y PyBossa, nos hablaba en una entrevista de la necesidad de generar plataformas de investigación basadas en Software libre para promover la transparencia. Algo a lo que Clara Sánchez-Puga, (@Clarilla), responsable de comunicación de PyBossa añadía:

 al eliminar el factor comercial de la ecuación y basarse en el bien común, desaparecen los intereses personales y se favorece el avance de la sociedad. (y como siempre decimos, si la ciencia no es abierta es publicidad).