Periodismo hiperlocal desde las favelas: 4 medios a tener en cuenta

Una cuarta parte de los habitantes de las ciudades del mundo viven en barrios marginales. En 2014, el 54% de la población mundial vivía en ciudades, pero la previsión de cara al año 2050, se espera que aumente hasta el 66%. La vida en las favelas o slums nos muestra una realidad que no suele reflejarse en los grandes medios de comunicación. Frente a esta situación surgen medios específicos que tratan de mostrar la realidad de la vida en estos barrios cuyo crecimiento parece imparable.

Desde PC os acercamos cuatro medios a tener en cuenta:

1.- Slumscapes, (@thisisplace), es un proyecto nacido de la colaboración entre la Thomson Reuters Foundation, (@TR_Foundation) y Code for Africa, (@Code4Africa), que explora la vida y necesidades de 5 favelas alrededor del mundo: Kibera en Nairobi, Ciudad Neza en Ciudad de México, el distrito de Dharavi en Bombay,  la ciudad de Orangi en Karachi y Khayelista en Ciudad de Cabo, (en inglés Cape Town), la segunda ciudad más poblada de Sudáfica.

Slumscapes nos ofrece la posibilidad de colarnos en el interior de estos barrios a vista de drone. Jacopo Ottaviani, (@JacopoOttaviani), editor de Code for Africa y miembro del ICFJ Knight  junto a Johnny Miller, (@UnequalScenes), son dos de los 25 periodistas que participan en este proyecto.

Miller, señalaba en entrevista con el ijnet, cómo:

se inspiró por primera vez en el uso de drones para fotografiar las zonas de bajos ingresos después de formarse en planificación espacial en la Universidad de Ciudad del Cabo. Su primera serie de fotografía de drones, “Unequal Scenes”, mostró la división entre los barrios ricos y los distritos más pobres.

2.- El Coletivo Papo Reto, (@CPapo_Reto), nos ofrece un ejemplo de cómo el periodismo ciudadano y los smartphones se han convertido en herramientas fundamentales para luchar contra la violación de derechos fundamentales. Este colectivo ha encontrado en los móviles una herramienta de denuncia que está permitiendo visibilizar la brutalidad policial con la que conviven a diario.

Raul Santiago, miembro fundador del colectivo, hablaba en Fusion, (), de cómo surgió la idea de montar este colectivo en abril de 2010 para documentar la vida en el Complexo do Alemão y luchar contra la represión informativa. El colectivo comenzó a funcionar mientras aumentaba la violencia y ocupación de la policía militar en las favelas.

Al igual que otros medios hiperlocales similares, sus historias han llegado hasta las páginas de medios tan destacados como el New York Times:

Este colectivo ofrece a todos sus residentes información hiperlocal de gran valor como tiroteos, altercados, grupos policiales, a través del grupo de WhatsApp “Papo Reto and Residents”.

3.-Zinester, (@zinesterz), es el nombre del proyecto creado por el fotógrafo y diseñador australiano, Harrison Thane con la colaboración de Tom Grass. Juntos decidieron poner en marcha una serie de talleres de fotografía y periodismo para que los jóvenes de Kibera pudieran crear su propia revista a la que llamaron Zinester, (@zinesterz).

Con más de 1 millón de habitantes, Kibera es el segundo slum, o suburbio, más grande de África. Zinester trabaja para dar a los grupos marginados voz enseñándoles a hacer fanzines ‘revistas de bricolaje y utilizarlas como herramientas para generar impacto social.

Zinester ha llegado hasta la BBC, como un proyecto basado en el periodismo ciudadano que trata de dar voz y visibilidad a los jóvenes que viven en estas poblaciones marginales, en Nairobi, la capital de Kenia.

4.- Video Volunteers, (@videovolunteers), una organización que trabaja para empoderar a las comunidades rurales y barrios pobres de la India, excluidas de los contenidos de los medios tradicionales, de la que os hemos hablado en numerosas ocasiones en PC.

Esta organización  fundada por Jessica Mayberry, (@jessiekmayberry), ha construido un equipo de “corresponsales comunitarios” a lo largo y ancho del país, convirtiéndoese en un ejemplo de cómo la participación y el periodismo ciudadano está contribuyendo a democratizar la información.

Video Volunteers hace un especial esfuerzo en el trabajo de capacitación, especialmente de mujeres, ya que esto contribuye a facilitar el trabajo de recopilación de testimonios y  la denuncia de estas situaciones. Algunos de los casos más destacados que han destapado para mostrar cómo se vive en el interior de los barrios más pobres de la India es el caso de Chanchal, de 19 años, y su hermana menor, de 15, sobre las que cuatro hombres arrojaron ácido mientras dormían. El caso fue especialmente significativo porque sufrieron este ataque por oponerse al acoso sexual continuo de estos hombres que pertenecen a una “casta superior” a la suya.

El caso de Nirbhaya, una joven de Uttar Pradesh, en la India rural, es tan solo uno de ellos. Esta joven es una de las numerosas niñas que están siendo torturadas para conseguir una dote. A través del vídeo, “I refuse to be silenced”, “Me niego a ser silenciada”, comenzó su lucha para denunciar cómo fue violada por el hombre con el que debía casarse al negarse a pagar la dote exigida a sus progenitores. Tras la violación sus agresores le hicieron ingerir veneno y la dejaron morir. La joven sobrevivió y testificó contra ellos. En represalia le cortaron la lengua para hacerla callar, falleciendo como consecuencia de la brutal agresión. A pesar de todo, Video Volunteer se ha convertido en su voz, y en el de otras muchas jóvenes ya que, según denuncian un caso similar es denunciado en India cada 22 minutos.

Imagen PortadaSara Jamerson en Flickr bajo licencia CC