Teléfonos Móviles: innovando en educación en los campos de refugiados

La telefonía móvil ha pasado a ocupar un lugar especialmente destacado en nuestras vidas. En PC os hemos hablado de cómo la tecnología está ayudando a sobrellevar la difícil situación que se vive en los campos de refugiados. Un experimento realizado por la ONG Médicos sin Fronteras muestra cómo estos dispositivos se han convertido en aliados imprescindibles de los refugiados, hasta los más pequeños son capaces de valorar su poder para ayudarles a sobrellevar la vida de estas personas desplazadas especialmente a la hora de compartir información, recibirla, o pedir ayuda.
Desde Brookings, (@BrookingsInst), nos hablan de cómo, además de para todas estas cuestiones, los móviles están convirtiéndose en una herramienta de gran valor para los profesores en los campos de refugiados, tanto en su relación con los niños, como para relacionarse entre el profesorada en busca de estrategias innovadoras.

En los campamentos de refugiados de Dadaab, en Kenia están trabajando con este potencial de los móviles para innovar en la educación de los refugiados, por su capacidad para poner a su alcance acceso a recursos, información, idiomas, currículo y más. La situación que se vive en lugares como el campo de refugiados de Kakuma, al noroeste de Kenya, en donde conviven aproximadamente 200.000 refugiados de 20 países (el doble de su capacidad), es especialmente interesante. Entre 150 y 300 estudiantes comparten clase, 10 estudiantes deben compartir un solo libro, y además existen numerosas lenguas y dialectos y muchos grupos de edad diferentes.

Las empresas de tecnología se han dado cuenta de que las mejores ideas surgen en el lugar en donde existe el problema, es decir en los propios campos de refugiados, de ahí que durante los últimos cuatro años, se hayan centrado en estudiar cómo la tecnología está facilitando nuevas estrategias educativas.

A través de una investigación a largo plazo en Dadaab has descubierto cómo lo escolares usan Facebook para trabajar en equipo en sus trabajos escolares, o recibir apoyo para afrontar el desafío de ser la primera niña de la familia en ir a la escuela. Los maestros, también, están utilizando los teléfonos como herramientas de enseñanza. En los campos de Kukuma, los maestros, muchos de ellos, antiguos estudiantes de secundaria, usas sus móviles tanto para
buscar respuesta a preguntas que no saben responder, como para formar grupos de mensajería instantánea en Facebook Messenger o WhatsApp, para discutir con otros maestros programas educativos o nuevos proyectos.

Además de convertirse en una herramiento de apoyo en el aula, los maestros describieron cómo estos grupos de chat jugaron un rol fundamental cambiando las normas sociales en los campamentos de refugiados. Entre estos nuevos planteamientos un profesor explicaba cómo su grupo de maestros estaba trabajando para educar a los hombres en la importancia de enviar a las niñas a la escuela, incluyendo padres, maridos y hermanos para participar en discusiones sobre los temas y participar en sesiones de entrenamiento de fin de semana.

Puedes consultar toda la información en Brookings.

Imagen Portada: IHH, en Flickr bajo licencia CC.