Cómo verificar una noticia: 6 pasos fundamentales

La llegada del presidente Donald Trump al poder ha venido acompañada de una polémica campaña en redes sociales, que parece haber jugado un relevante papel en su triunfo. Este hecho ha provocado que continúen aumentando las organizaciones que trabajan con la verificación de contenido. Recientemente os hablábamos de 10 de los sitios mas destacados en America Latina entre los que se encuentran Aos Fatos, (@aosfatos). Esta plataforma brasileña también nos ofrece 6 consejos básicos a tener en cuenta para detectar noticias falsas:

1.-Buscar fuentes fiables

Lo medios de comunicación profesionales, con una trayetoria de profesionalidad a sus espaldas, suelen ofrecernos información respaldada por los criterios periodísticos básicos de verificación de la información. Aún así, ten cuidadado con ciertos sitios que reproducen la identidad visual de estos medios para difundir rumores. Antes de retuitear una noticia comprueba que su fuente es fiable.
2.-Cuestiona los hechos

Para comprender esta premisa Sérgio Spagnuolo, (@sergiospagnuolo), editor de Aos Fatos, nos habla del documental del periodista Ricardo Kauffman, director del cocumental “O abraço corporativo”, una crítica contundente dirigida a la manera en la que se producen las noticias en Brasil, en particular y en el mundo en general.

El documental cuenta la historia de un profesor que se inventó una investigación en la que afirmaba los numerosos beneficios de abrazarse. Numerosos medios creyeron esta teoría sin confirmar los datos o la investigación misma que la respaldaba, supuestamente. En realidad se trataba de un ejercicio periodístico y cinematográfico para sacar a la luz la desinformación de los propios medios profesionales.

Para que no nos suceda lo mismo es fundamental cuestionar las noticias que vemos en las redes sociales y tratar de ir un poco más allá.

Este es el trailer del documental, por si te apetece verlo:

3.- Asegúrate de que en el texto hay referencias y enlaces

Establecer enlaces que redirigen la información a sus fuentes originales, o a otros textos que validan los datos, es otra forma de ofrecer veracidad en el contenido. Si por el contrario el texto no ofrece datos que consoliden los hechos expuestos, ni enlaces a las fuentes originales, puede considerarse una fuente de desinformación que debemos cuestionar. Si además el texto aparece cargado de adjetivos y de opinión, puede considerarse otra señal de peso para dudar de esta información ya que la objetividad, a la que debe aspirar la información periodística, no contempla el uso de adjetivos que puedan mostrar una opinión personal del periodista.
4.- Ojo con el lenguaje
El uso del lenguaje puede darnos marcadores interesantes a la hora de valorar la veracidad, y especialmente la objetividad de una noticia. Un texto lleno de adjetivos o connotaciones peyorativas suele conducirnos a información falsa o distorsionada. El lenguaje periodístico aspira a la objetividad o neutralidad en la narración de los hechos, el exceso de adjetivos indica que estamos ante una opinión personal. Del mismo modo, un texto analítico, descriptivo, que narra sin tomar partido los hechos, puede ser también un indicativo de que nos encontramos frente a una noticia veraz.

5.- Comprueba quién firma el texto y si puedes contactar con su autor o autora
El acto de firmar un texto, señala  Spagnuolo, “responde a algo más que a la mera vanidad de un periodista”, además de indicar si esta persona trabaja para un médio de comunicación, también nos indica que esta persona está asumiendo la responsabilidad del contenido publicado.

Comprueba si aparece una persona vinculada a la información o contenido que deseas verificar, o si hace alusión a algún medio que se responsabilice del contenido expuesto. Siempre que puedas contacta con el o la responsable y verifica los hechos.

6.- Las redes sociales son un comienzo, pero no son la mejor fuente

“Internet no es una fuente, es un medio”, el simple hecho de que alguien realice un comentario o publique un contenido no lo convierte en cierto. De ahí que las redes sociales pueden ser un buen punto de partida para buscar contenidos o información pero no debemos creer todo lo que en ellas aparece. En caso de dudas, no compartas una información que pueda buscar expandir un rumor o bulo.

Si quieres saber más sobre el trabajo de Aos Fatos, puedes consultar su web, su cuenta en Twitter, (@aosfatos), o echarle un vistazo a este post.

Imagen Portada: Guastevi en Flickr bajo licencia CC