Premios CPJ a la Libertad de Prensa: protegiendo el derecho a informar

Como cada año el Comité para la Protección de los Periodistas, (Committee to Protect Journalists, CPJ),  ha anunciado el nombre de los periodistas y organizaciones galardonadas en 2015 con sus premios Internacionales a la Libertad de Prensa. El CPJ trabaja especialmente para preservar la libertad de expresión e información en el mundo:

Los premiados pertenecen a Etiopía, Malasia, Paraguay y Siria, países especialmente conflictivos por la situación de represión a la que los periodistas deben enfrentarse a diario. Como señalan en la web del CPJ:

Los periodistas han sufrido amenazas de muerte, agresiones físicas, acciones legales, encarcelamiento o el exilio o en el ejercicio de su trabajo.

Los galardonados en 2015 son: – Zone 9 bloggers de Etiopía, (@zone9ners ), es un grupo de blogueros de los cuales seis fueron arrestados, encarcelados, y acusados de terrorismo en represalia por sus críticos informes. En Twitter puedes encontrar más información tras la etiqueta .  En abril de 2014, nueve hombres y mujeres, entre los que se encontraban blogueros y periodistas fueron arrestados por cargos relacionados con el terrorismo, después crearon su blog en amárico, “Zone 9“. Este blog se basa en la elaboración de informes críticos con el gobierno. La fiscalía apoyó los cargos de terrorismo por el uso de estos bloggers de herramientas de encriptación, incluyendo el uso de Tor.

Zulkiflee Anwar Ulhaque, “Zunar”, (@zunarkartunis), de Malasia, primer dibujante del CPJ, acusado de sedición, se enfrenta a una pena de 43 años de cárcel por sus  dibujos satirizando el abuso y represión del gobierno de Malasia.

Cándido Figueredo Ruíz, periodista paraguayo, se enfrenta a amenazas de muerte por sus reportajes criticando duramente el tráfico de drogas y el crimen organizado en la frontera entre Brasil y Paraguay. Estas amenazas le han llevado a vivir bajo protección policial las 24 horas durante las dos últimas décadas. El trabajo de este periodista en ABC Color, uno de los principales diarios nacionales de Paraguay,  y sus informes sobre el contrabando y la vinculación entre políticos y narcotraficantes le han convertido en uno de los periodistas más respetados en Paraguay.

El precio a pagar por este respeto ha sido muy alto. En esta entrevista en vídeo, Figueredo describe cómo vivir bajo amenaza y con guardias de seguridad durante tantos años lo han convertido en un prisionero en su propia casa, sin posibilidad de socializar o mantener amistades. “Es como vivir en la cárcel”, señala Figueredo a John Otis, corresponsal del CPJ, en 2014.

Imagen de previsualización de YouTube
– Raqqa Is Being Slaughtered Silently, (@Raqqa_SL), es el nombre de un colectivo de periodistas ciudadanos sirios y una de las pocas fuentes de noticias independientes que continúa informando desde el interior de la capital.

El Director Ejecutivo del CPJ, Joel Simon señala sobre este colectivo su valor, en un momento especialmente peligroso en el que estos informadores:

“han desafiado las amenazas de los gobiernos represivos, carteles de la droga, y del Estado islámico”. “Ya sea a través de blogs o medios de comunicación tradicionales, o dibujando caricaturas, arriesgan su seguridad personal y la libertad para traernos las noticias.”

En abril de 2014, 17 activistas sirios comenzaron a documentar los abusos del Estado Islámico desde la norteña ciudad de Raqqa. Trabajando de forma anónima por su seguridad, formaron el grupo Raqqa Is Being Slaughtered Silently (RBSS). En la actualidad se han convertido en “una de las pocas fuentes fiables e independientes de noticias que quedan en la fortaleza del Estado islámico”. Miembros de este colectivo filman e informan desde dentro de la ciudad y envian la información a otros de sus miembros fuera de Siria, que transfieren estas noticias a los medios de comunicación locales e internacionales, “proporcionando así al mundo una contra-narrativa a la versión producida hábilmente por el Estado Islámico”.

En julio de 2015, Abu Mohammed, fundador RBSS que vive fuera de Siria, señalaba en entrevista al CPJ cómo reciben amenazas de todo tipo cada día, desde llamadas telefónicas y correos electrónicos diciendo que si no dejan de publicar pero los periodistas dentro de Raqqa son los que corren mayor peligro ya que según Abu Mohammed:

Se han colocado cámaras para vigilar cualquier sospechoso de trabajar para nosotros. Si un sospechoso es sorprendido en la calle, van a ser asesinados delante de todos.

Puedes ver más información en detalle en la web de los premios del CPJ.