Library Freedom Project: el derecho a consultar contenido de forma anónima

Kilton Public Library, una pequeña biblioteca de un pequeño pueblo de New Hampshire, en los EE.UU. se ha convertido en la primera biblioteca en apoyar a los usuarios que demandan poder consultar en línea de forma anónima, con el sistema de navegación anónima Tor.

biblioteca 2Este proyecto nace a raíz de la colaboración entre Library Freedom Project, (Proyecto Bibliotecas Libres) y Tor Project con la intención de proteger las bibliotecas como espacios públicos democráticos, abiertos al intercambio de conocimiento que permitan defender nuestra libertad intelectual, privacidad y el libre acceso a la información. Tor Project es gratuito y Open Source Software (FLOSS), que es la mejor defensa contra el gobierno y la vigilancia de las empresas. El proyecto cuenta con la colaboración de Nima Fatemi, (@mrphs), miembro de Tor Project y con la financiación de la Knight Foundation.

Según señalan desde la web de Library Freedom Project:

Las bibliotecas sirven a un público diverso; muchos de nuestros miembros de la comunidad son las personas que necesitan Tor, pero no saben que existe. Algunos de estos clientes son parte de los grupos vulnerables, como los supervivienes de violencia doméstica, las minorías raciales y étnicas, y las comunidades LGBT. Otros pertenecen a la policía local o el gobierno municipal. Todos ellos podrían beneficiarse de aprender acerca de Tor en un acogedor entorno de confianza como la biblioteca.

La idea de instalar Tor en las bibliotecas surgió de la mano de Library Freedom Project y de la activista y bibliotecaria Alison Macrina, (@flexlibris), con el objetivo de enseñar cómo “proteger los derechos de los mecenas a explorar nuevas ideas, por muy controvertidas o subversivas, sin trabas por los efectos perniciosos de la vigilancia en línea.”

Después de que Macrina llevara a cabo los entrenamientos en privacidad en la biblioteca Kilton en mayo, en julio la Kilton Public Library se convirtió en la primera biblioteca en el país en contar con este servicio de navegación por Internet de forma anónima a través de Tor.

Macrina ya barajaba la intención de instalar Tor en las bibliotecas de todo el país, hasta que la policía se involucró y el Departamento de Seguridad Nacional decidió intervenir y frenar el proyecto.

Desde Propublica Sean Fleming, director de la Kilton Public Library señala: “El Departamento de Seguridad Nacional se puso en contacto con nuestro Departamento de Policía”:

Después de una reunión en la que la policía local y los funcionarios de la ciudad discutieron sobre cómo Tor podría ser explotada por delincuentes, la biblioteca se desconectó del proyecto.

Por el momento y según Fleming, el proyecto se encuentra detenido. Por su parte el teniente Mateo Isham del Departamento de Policía de la ciudad, señala entre las razones para parar el proyecto el posible uso indebido de este sistema por parte de delincuentes.

Hay un lado muy bueno en Tor, pero también existe un lado criminal que se aprovecharían de este sistema también. Creemos que la ciudad debe ser consciente de esto.

Puedes leer toda la información al respecto en Library Freedom Project.