5 cuestiones básicas sobre el Periodismo Drone

drones

El uso de vehículos aéreos no tripulados, mas conocidos como Drones, se ha convertido en un opción en aumento. Las posibilidades de acceder a terrenos difíciles, marcados por un contexto de guerra o por desastres naturales, en los que el acceso al territorio, por parte de los periodistas, resulta extremadamente conflictivo, no deja de crecer.

Desde PC seguimos este fenómeno que ha sido de gran utilidad durante las revueltas de la Primavera Árabe, para grabar imágenes como las de la empresa polaca RoboKopter  durante una protesta en Varsovia, o en Afghanistan. Las protestas masivas tras las elecciones disputadas en Moscú, Rusia han ofrecido nuevas oportunidades de mostrar las posibilidades de estos aparatos no tripulados, al igual que las protestas del movimiento Occupy.

El uso de ‘drones’ para fotografiar las manifestaciones y evitar la posible manipulación de las cifras de asistentes promovió el uso de drones en Tailandia, para grabar las protestas durante el proceso electoral en un país que ocupa el puesto 135 de 179 en el índice de Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras (RsF). Mas recientemente, el New York Daily News utilizó imágenes tomadas por un avión no tripulado en su cobertura de la explosión de un edificio en Nueva York.

El “Periodismo Drone” o “Drone Journalism”,  ha llegado hasta las Facultades de Periodismo y Comunicación de masas y un ejemplo lo encontramos en la Universidad de Nebraska, donde se ha puesto en marcha el Drone Journalism Lab.

Estos, tan solo son algunos de los numerosos ejemplos del uso de drones en periodismo pero, su uso conlleva también numerosos problemas legales de ahí que desde el IJNET, Nicole Martinelli destaque cinco cuestiones sobre la necesidad de valorar el periodismo drone en cualquier tipo de redacción periodística.

1- Los drones se han convertido ya en una herramienta de utilidad para cubrir información en sitios conflictivos, como ya hemos señalado.

2- Son una forma económica de cubrir información sobre desastres naturales, atentados, o conflictos armados. Son una herramienta barata, manejable y fácil de usar que permite conseguir fotos panorámicas de gran definición. Así lo pone de manifiesto el profesor Matt Waite de la Universidad de Nebraska, fundador del  Drone Journalism Lab, en una  entrevista con los Angeles Times.

3- Si quieres probar cómo funcionan estos vehículos no tripulados, señala Martinelli, es importante contar con un “hacker”, compañero o amigo que conozca su funcionamiento.  Una empresa a tener en cuenta es RoboKopter, responsable de estas imágenes en Varsovia, Polonia, grabadas por el editor jefe de Wired, Chris Anderson, con la ayuda de un aficionado experto en su uso. El dispositivo más básico, que viene equipado con GPS, un sensor barométrico, una bolsa de transporte y dos días de entrenamiento, cuesta alrededor de 6.000 dólares EE.UU. .

4-Si no cuentas con la ayuda de ningún hackerspace, puedes echarle un vistazo a DIY Drones, una inmensa comunidad en línea de personas que trabajan con estos vehículos, de la que Anderson de Wired es fundador y colaborador habitual.

5- El uso de Drones es legal, por ahora, (por lo menos en Estados Unidos). En enero, se espera que la Administración Federal de Aviación proponga nuevas reglas sobre pequeños aviones no tripulados. No olvides que el uso recreativo de aviones no tripulados está prohibido a más de 400 pies y “cerca de zonas pobladas” o aeropuertos.

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*