Homebrew Sensing Project: Open Data para democratizar el proceso científico

open-data

Los ganadores de la Knight News Challenge de este año se han centrado en aprovechar el poder de los datos y la información, aplicados al ámbito de la salud. Uno de los siete ganadores es Homebrew Sensing Project. Este proyecto ha conseguido 350.000 dólares para poner en marcha este programa desarrollado por Jeffrey Warren, Shannon Dosemagen y Mathew Lippincott.

Este proyecto tiene como objetivo el desarrollo de herramientas de software libre que puedan ser utilizadas de forma sencilla por los miembros de una comunidad para recopilar datos relacionados con la calidad del agua y del aire, y poder aplicarlos al ámbito sanitario. Este programa desarrollado por The Public Laboratory for Open Technology and Science Lab trata de proporcionar a las comunidades herramientas de bajo coste que les permitar analizar y detectar el uso de productos químicos peligrosos para la salud permitiendo conectar estas herramientas a sus teléfonos inteligentes y ordenadores, y consiguiendo así datos pormenorizados de un área concreta de manera económica.

The Public Laboratory consiguió recaudar a través de Kickstarter 110.000 dólares en 2012  para utilizar herramientas de espectrometría con el fin de identificar la presencia de  petróleo en los sedimentos de la costa de Luisiana y controlar las emisiones de las refinerías de petróleo. Con la el dinero conseguido a través de este premio tratarán de ampliar y mejorar su hardware, software y la interfaz con los ciudadanos para recopilar datos que permitan mejorar este tipo de mediciones.

Como nos explican en su web Homebrew Sensing Project forma parte de una iniciativa mucho mayor encabezada por el Public Lab y su red de colaboradores para reinventar la ciencia de la salud y el medio ambiente como algo que la ciudadanía  pueda usar todos los días combinación “la investigación personal, la ciencia básica aplicada y los conocimientos sobre la salud ambiental local para democratizar el proceso científico.”

Imagen de previsualización de YouTube

Este proyecto se desrrollará en dos fases de 12 meses cada una, en la primera etapa se centrarán en el desarrollo de herramientas de hardware y software. La segunda fase se centrará en la capacitación de los residentes en las comunidades colaboradoras en detección de productos químicos nocivos en sus hogares y barrios, aprovechando el poder de los datos para promover comunidades más saludables. El objetivo de este proyecto es:

que las familias preocupadas por la exposición química en sus hogares y comunidades puedan utilizar dispositivos sencillos conectados a sus teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles para que se informen sobre estos riesgos. Vamos a capacitar una red mundial de científicos civiles conectados alrededor del monitoreo de sustancias tóxicas en sus comunidades locales y del uso de los datos para abogar por el cambio.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*