Siria o la “Guerra YouTube”: documentando la violación de derechos humanos

siria-2

El desarrollo y proliferación de las herramientas tecnológicas y de las conexiones a Internet a revolucionado el mundo comunicación estableciendo serias implicaciones en la lucha por la defensa y vigilancia de los derechos humanos.

En este panorama marcado por el cambio, las redes de distribución de contenido juegan un papel fundamental, llegando incluso a sustituir, en momentos específicos, la búsqueda de información en los medios profesionales, especialmente cuando queremos obtener información en tiempo real. En este contexto, Christoph Koettl, Director de Respuesta de Emergencias de Amnistía Internacional EE.UU. , y uno de los colaboradores presentes en el libro: Verification Handbook: A definitive guide to verifying digital content for emergency coverage, del que os hablamos en PC, destaca en la PBS el papel crucial que las redes sociales y la información ciudadana están jugando en la lucha contra la violación de derechos humanos por parte de los gobiernos.

La información ciudadana ha alterado profundamente el proceso de documentación de los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. La búsqueda de información en zonas de conflicto de difícil acceso, ha dejado a un lado la éra en la que el único recurso disponible eran las imágenes vía satélite. Koettl afirma abiertamente que: “En ninguna parte este cambio ha sido tan visible como en YouTube”, en donde miles de vídeos del conflicto armado permitieron ofrecer evidencias documentades de lo que estaba sucediendo.

Si Vietnam se dio a conocer como la primera  “Guerra de Televisión”Siria puede, indiscutiblemente, ser llamada la primera “Guerra de YouTube.”

En todo lo que conocemos hasta el momento del conflicto sirio Koettl destaca especialmente el ataque con armas químicas del 21 de agosto de 2013, un acontecimiento que transformó “la guerra civil en Siria en un conflicto internacional”, gracias a los vídeos ciudadanos enviados a través de YouTube, mostrando la magnitud de la tragedia. Este suceso se ha convertido en un momento crucial en la historia del periodismo ciudadano por la trascendencia de esta información:

Una revisión de los vídeos por parte de médicos y expertos, junto con los testimonios de los supervivientes y médicos, permitió a los investigadores de derechos humanos establecer cuestiones básicas sobre el ataque con agentes químicos utilizados antes de que los inspectores de la ONU fueran capaces de elaborar una evaluación exhaustiva a través del acceso directo al terreno.

Pero no solo se consiguió ganar terreno en la confirmación de datos, sino que, por primera vez, tanto el presidente de EE.UU., Barack Obama, como el secretario de Estado, John Kerry, “se basaron en vídeos ciudadanos para exponer sus argumentos para la guerra”.

Dicho esto, la verificación de esta información es la gran asignatura pendiente del periodismo ciudadano, ya que una vez comprobada su enorme influencia, estos vídeos son también distribuidos para crear el caos por los gobiernos implicados, especialmente en situaciones de emergencia en donde la información debe transcurrir a gran velocidad.

“De cara al futuro, las oportunidades y los retos de los medios ciudadanos como evidencia de violaciónes de derechos humanos son enormes”. Koettl señala su creencia en el poder de la información ciudadana para “revolucionar la vigilancia de los derechos humanos y los esfuerzos en la rendición de cuentas”.

Koettl destaca que ya contamos con la tecnología básica para que esto suceda, tal y como han demostrado los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon. Sin embargo, afirma, esta revolución en el campo de los derechos humanos no vendrá de un perfeccionamiento de la tecnología, sino a través del poder de los ciudadanos y de las redes especializadas de voluntarios y expertos locales en la creación y evaluación de contenidos, capacitados para poder filtrar minuciosamente la abrumadora cantidad de vídeos que circulan en la red.

Este tipo de entrenamiento y de herramientas ya están en camino a través de numerosos proyectos y aplicaciones móviles como: InformaCam, Martus Mobile o International Evidence Locker.

Si te interesa saber más sobre verificación de conteniso puedes consultar aquí.

Imagen: Brandon Turbeville del The Daily Sheeple

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*