Breve guía del periodismo ciudadano en el conflicto sirio

6872630869_7e92a37b33_z

Hace tan solo dos días contábamos aquí que, según Reporteros Sin Fronteras, el 73% de las víctimas relacionadas con el periodismo en el conflicto sirio son periodistas ciudadanos. Un porcentaje de víctimas nada desdeñable y que pone de manifiesto la relevancia del periodismo ciudadano en las labores de información sobre la grave situación de enfrentamientos que vive el pueblo sirio.

Ese alto índice tiene también su lógica. Siria es, a día de hoy, el país más peligroso del mundo para la práctica del periodismo. Pocos periodistas profesionales, salvo algunos independientes intrépidos, pueden acceder al país para informar desde el terreno. El riesgo es demasiado alto. Por eso ha venido siendo el periodismo ciudadano la opción que ha llenado ese vacío informativo. Aunque no sin correr el mismo riesgo, como las cifras de víctimas atestiguan.

En ese escenario, el trabajo de los reporteros ciudadanos es en muchos casos la única fuente de información a la que pueden acudir los medios internacionales, pero no sin la debida cautela. Tanto el gobierno como los grupos armados de la oposición difunden desinformación que se entremezcla con la información veraz y fiable de los periodistas ciudadanos honestos. Y discernir entre una y otra no siempre resulta sencillo.

The Syrian media

New Republic publica una breve guía de fiabilidad de algunas de las fuentes del periodismo ciudadano sirio que son citadas de forma más recurrente en la prensa internacional:

Fuentes más fiables

  • Syrian Observatory for Human Rights
    Mantenido por un ciudadano sirio residente en Gran Bretaña, conocido por el seudónimo de Rami Abdul Rahman. Ya involucrado en el activismo desde su juventud, Rahman mantiene en Siria una red de informadores fiables y se ha ganado la confianza de muchos medios. The New York Times o las agencias Reuters y AP, entre otros, citan con frecuencia sus informaciones.
  • Violations Documentation Center
    Otra de las fuentes más citadas por la prensa internacional. Se esfuerzan en ser transparentes, manteniendo una base de datos pública de víctimas, y afirman seguir los estándares internacionalmente aceptados para la documentación de violaciones de los derechos humanos, con activistas sobre el terreno que recogen la información por separado.
  • Syria Tracker
    Una plataforma sobre la que ya hemos hablado aquí, construida sobre Ushahidi. Documentan y geolocalizan los crímenes cometidos en el conflicto a partir de otras bases de datos, como la anteriormente citada VDC, y los informes que directamente aportan los ciudadanos. Analizan y comparan los informes que reciben para evitar duplicados o informaciones falsas.

Fuentes parcialmente fiables

  • Shaam News Network
    Publicada como página en Facebook, sus informaciones fueron las primeras en convencer a Occidente de que el ataque con armas químicas había ocurrido realmente. Sin embargo, la apuesta por informar rápidamente sacrifica en parte la precisión de las informaciones.
  • Aleppo Media Center
    Agregador de noticias mantenido por un grupo de voluntarios residentes en Aleppo. La comparación de alguna de sus informaciones con las de otras fuentes, como el Observatorio de Rahman, siembran dudas sobre su total fiabilidad.

Fuentes claramente politizadas

  • The Revolting Syrian
    Blog en Tumblr que publica imágenes y vídeos de contenido sensible e impactante sobre el conflicto. Como en el caso de muchos otros blogs, páginas individuales de Facebook o canales de YouTube relacionados con los enfrentamientos en Siria, su información debería contrastarse antes de ser difundida como veraz.

Imágenes | “MENA – A Human Rights Revolution”, de amnestylondon, y “The Syrian media”, de Zeinab Mohamed, ambas bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-SA 2.0)

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*