La crítica cultural en el periodismo ciudadano

3551803313_d66795af00_z

Muchos creen que elaborar críticas sobre obras de teatro, conciertos y espectáculos en general es solo labor de profesionales. Sin embargo, el periodismo ciudadano también llega al ámbito de la crítica, ofreciendo la posibilidad de contribuir en este género a todo aquel que desee compartir sus impresiones con la comunidad virtual.

Aunque el papel y la profesionalidad de los críticos son esenciales, ya no están en una posición hegemónica sobre el resto de los ciudadanos. Tampoco sucede así en la radio, medio en el que las críticas culturales son muy valiosas por su gran expresividad. Los participantes del evento Castlemaine State Festival, dedicado a la crítica, han aprendido a juzgar espectáculos en el ámbito radiofónico. El gran seguimiento de la celebración pone de manifiesto la facilidad de que cualquier persona interesada pueda elaborar una crítica siguiendo algunos sencillos pasos:

1. Recrear

El locutor debe conseguir que el oyente se sienta en el lugar de los hechos, en el espectáculo. Para ello, las descripciones han de ser minuciosas y hay que prestar atención a pequeños detalles que merezcan ser destacados.

2. Equilibrar

En una buena crítica deben estar compensadas las flaquezas o puntos débiles del que la realiza con sus virtudes. El significado de algunas obras o piezas puede ser complicado, por lo que es importante sustentar las opiniones con ejemplos.

3. Focalizar

Es importante centrarse en lo que se quiere transmitir. En una crítica se expresan muchas ideas, pero siempre hay uno o dos puntos principales. Estas ideas clave deben quedarle muy claras al oyente, pues son la base de la crítica y sobre las que giran las ideas secundarias.

4. Abreviar

Si en el periodismo en general el lenguaje ha de ser sencillo y claro, en el ámbito radiofónico todavía más. La crítica para radio debe componerse de frases simples, verbos en activa y vocabulario coloquial (pero no vulgar). Esto es esencial para que el oyente capte las ideas principales y pueda reengancharse a la audición en cualquier momento.

5. Revisar

Una vez terminada la crítica, es interesante revisarla y leerla en voz alta para corregir los posibles errores de expresión. Hay que hacerse a uno mismo la siguiente pregunta: “¿En una conversación cotidiana me expresaría así?” Si la respuesta es negativa, el fallo radica en que la crítica se ha hecho para ser leída en vez de para ser escuchada.

Concert Of Prayer WyHop 2/4/11

Internet también es un soporte interesante para compartir nuestras críticas. Existen multitud de blogs sobre reseñas literarias, crónicas sobre conciertos y críticas de cine. Además de las bitácoras, las redes sociales son una herramienta sencilla y eficaz para entrenarse en este género. Por ejemplo, la periodista de The Guardian Lyn Gardner opina que un tuit puede considerarse perfectamente una crítica. Solo hace falta que los usuarios se expresen de forma clara, así como que eviten los clichés y constituyan su propio estilo en la Red. Y así, evoluciona día a día un género cada vez más ligado al periodismo ciudadano.

Vía | ABC Open
Imágenes | “Museum Brandhorst”, de digital cat, y “Concert Of Prayer WyHop 2/4/11”, de Larry Jacobsen, ambas bajo licencia Creative Commons (CC BY 2.0)

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*