Las cámaras se convierten en el arma más temida de la revueltas sirias en un documental

Las cámaras se convierten en el arma más temida de la revueltas sirias en un documental

El papel de los periodistas ciudadanos en las revueltas de la primavera árabe ha sido y continúa siendo fundamental. En países como Siria seguimos encontrando historias apasionantes como la de 6 activistas sirios convertidos en protagonistas del documental titulado “La revolución está siendo televisada”, del cineasta: Adam Pletts.

Convertir en un documental las grabaciones de los testigos presenciales del conflicto es una tendencia cada vez más en auge. El activista americano Matthew VanDyke, del que ya os hablamos en PC, también decidió rodar en Siria un documental sobre lo que está sucediendo.

A diferencia de VanDyke esta película está rodeada por un cineasta profesional durante el verano de 2012 en Al-Qusayr, en la provincia de Homs. El documental, tal y como nos cuentan desde Aljazeera se centra en la historia de seis activistas sirios que decidieron informar al mundo de lo que estaba pasando en su ciudad con la ayuda de sus cámaras de vídeo y una conexión a internet.

“Mi cámera es mi arma” dice al comienzo de este documental Trad, protagonista de esta crónica de la guerra y del papel que la tecnología está jugando en la actualidad. El testimonio de este activista de 37 años lo resume con gran claridad al afirmar sobre el gobierno de Bashar al-Assad:

“Bashar teme más las cámaras que la artillería pesada”.

En medio de los bombardeos constantes y de la tragedia personal de perder a los miembros de sus propias familias, estos 6 activistas  se convierten en ejemplo de la importancia del periodismo ciudadano en un contexto especialmente peligroso en el que ni la prensa internacional puede acceder al terreno y el gobierno.La dureza de las imágenes grabadas por sus protagonistas nos hablan del caos, de los bombardeos constantes, de la caótica situación de los hospitales desbordados por los heridos y los muertos que no paran de llegar.

Con una fortaleza increíble el protagonista de este documental nos habla de cómo grabó la muerte de su propio hermano y de cómo se acostumbró a convivir con la muerte para poder seguir mostrando al mundo lo que sucede en su país. Si yo no lo hago, afirma, quién le contará la mundo lo que está pasando.

Como señalan en Aljazeera Adam Pletts:

 Es quizás la primera vez que la historia de una guerra ha sido contada por las mismas personas que viven ese conflicto.

Este tipo de periodismo ciudadano, señala Pletts, “ha sido a menudo la única fuente de información disponible, el único testigo de la caída de una nación”.

Documentales como este se convierten en ejemplo de una tendencia de la que ya os hemos hablado en PC al destacar cómo el periodismo ciudadano está cambiando la forma de entender el cine documental.

Las cifras de las víctimas en Siria nos hablan de 100.000 muertes, más de un millón de refugiados y cuatro millones de desplazados. “Esta es la historia de uno de esos grupos, que han recurrido a los medios de comunicación en lugar de las armas.”

Un Trackback

  1. […] Especial descontento está generando las medidas que esta ley prevé adoptar frente a la difusión de imágenes de antidisturbios durante las manifestaciones, una de las herramientas de denuncia fundamentales de un periodista ciudadano. Dicha actividad pasará a constituir una infracción muy grave, castigada hasta con 600.000 euros. En las redes sociales se difunden numerosas imágenes para protestar contra la medida que dejaría a los ciudadanos sin una herramienta de denuncia fundamental para ilustrar, en el caso de que se produjese, la brutalidad o violencia policial. La difusión de imágenes de este tipo, captadas a través de telefonos móviles, ha sido considerada como una de las principales armas de denuncia en las revueltas sirias. […]

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*