Filtrado en la curación de contenidos

Filtrado en la curación de contenidos

Escribe Catherine Lombardozzi en Learning Journal sobre el proceso de filtrado en la curación de contenidos. Si bien lo hace desde el punto de vista del aprendizaje y sus profesionales, hemos considerado interesante trasladar aquí las ideas vertidas en ese artículo para incorporarlas a lo que sobre verificación de contenidos y curación hemos venido publicando.

Comienza Lombardozzi resumiendo las responsabilidades que según ella tiene un curador de contenidos. Entre ellas las que hemos mencionado alguna otra vez hablando de curación: buscar material, filtrar con criterios humanos, categorizar y etiquetar, contextualizar y comentar para enriquecer las historias, destacar lo relevante…

Tras esto, se centra Lombardozzi en el aspecto del filtrado de información para la curación, ofreciendo unas breves directrices:

Validación de la información

La experiencia es la principal herramienta de validación de recursos potenciales, explica Lombardozzi. Aparte de esto recomienda lo que denomina triangulación, esto es, comprobar si múltiples fuentes hablan de asuntos similares y luego elegir de entre ellas lo mejor.

Validación de fechas

Consultar las fechas del material que se maneja, buscando, si existe, alguna actualización reciente. Si el contenido cita otros artículos o libros, comprobar asimismo las fechas en la lista de referencias. Lógicamente, el material obsoleto no será la mejor fuente.

Validación de las fuentes

En esto apunta Lombardozzi varios métodos:

  • Acerca de — Revisar la página del sitio que manejemos en la que se describa quién es el autor o autores de los contenidos —sintetizada en la página “Acerca de”— para obtener las credenciales pertinentes de la fuente de la información —y, posiblemente, la validación de la información a través de otras fuentes. Si no existe esa página, se puede acceder a la página principal de la web para buscar indicios de los autores.
  • Enlaces — Se puede comprobar si existen referencias creíbles al material que estamos examinando. Esto se pude hacer con una búsqueda en Google antecedida por “link:”. También es posible comprobar si hay gente que ha guardado el enlace en sitios como Delicious o Diigo para ver qué comentarios se han hecho sobre ese contenido.
  • Investigar las fuentes — Comprobar las personas y organizaciones mencionadas en el sitio, revisando artículos o críticas relacionadas. En ocasiones, una comprobación del “Who is?” para conocer quién esta detrás de una web o dominio nos puede llevar a descubrir que un sitio web es patrocinado por un grupo con una agenda clara.

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*