Redes Sociales y Sentido Común

Redes Sociales y Sentido Común

Todo son redes… en palabras de F. Capra, exponente contemporáneo de la ciencia de las redes, “la red es un patrón común a todo lo vivo“. La realidad cotidiana de cualquiera de nosotros se desarrolla, de hecho, en un escenario poblado por una variedad y una cantidad crecientes de instrumentos técnicos, de medios sociales para la información, la relación y la comunicación.

¿Cuál de esos instrumentos elegir? ¿cuál será más adecuado para nuestra labor informativa? ¿cuál me permitirá un uso más eficiente de mi tiempo? No tenemos una respuesta clara para estas cuestiones que están en la cabeza de cualquiera de nosotros; pero sí consideramos que es bueno tener en la cabeza algún criterio que la experiencia compartida en la Red va destilando.

Hace un par de semanas, Ian Hill publicaba en PBS una entrada en la que definía un decálogo que, bajo el título “10 Questions to Answer Before You Join Another Social Network“, sintetizaba algunas de esas consideraciones de perogrullo que hemos querido traer aquí, reinterpretadas con la esperanza de que pueda servir a algunos de nuestros lectores a poner orden en su propio “ecosistema” personal de herramientas, en la redacción o en su labor profesional cotidiana.

  1. ¿Está ahí tu audiencia? Cada red social, cada comunidad, además de un conjunto más o menos estandarizado de funcionalidades, tiene su propia “cultura” y definen, por las propias características demográficas de su conjunto de usuarios, un canal diferente. Si bien Facebook es sinónimo de red social de propósito genérico, tuenti, por ejemplo, sigue estando asociada a jóvenes de habla hispana; y Orkut sigue siendo una opción muy popular en Brasil.
  2. ¿Ofrece la red alguna característica única? La popularización de una u otra red social suele venir determinada, en gran parte, por alguna característica relativamente novedosa. Es el caso de Pinterest, que se basa en el uso exclusivo de piezas gráficas o audiovisuales; el fenómeno de Instagram, pensado para las fotografías desde el móvil y la proliferación de comunidades Igers es también conocido; o el más reciente de Vine, que se basa en la publicación de pequeñas piezas de vídeo de 6 s de duración, en bucle.
  3. ¿Facilita la red que tu audiencia comparta contenidos más fácilmente? Debemos pensar que, cada vez más, compartimos contenidos en contexto. Un ejemplo claro de ello es la popularización del fenómeno de Social TV que hoy podemos constatar no solo con casos como el de la mítica Super Bowl en EE. UU. sino también con los datos de tuitele.tv sobre la gala de los Premios Goya en España.
  4. ¿Cuánto esfuerzo requiere? Tu día tiene 24 horas. Hay que ser consciente de que la presencia en un nuevo canal de ‘Social Media‘, además de tener un objetivo claramente definido, unas métricas adecuadas de rendimiento y una serie de indicadores de éxito, implica un cierto nivel de esfuerzo para su lanzamiento, su operación y su mantenimiento. Es buena idea medir ese esfuerzo y tener en cuenta que existen en la red multitud de herramientas gratuitas que nos puedan ayudar a que sea más eficiente, como por ejemplo HootsuiteDLVR.ITBufferTweetdeck,Twitterfeed o Commun.It; y también de pago, como SocialFlowShoutletSprout Social y Adobe Social.
  5. ¿Te puede ayudar a llegar a nuevas audiencias? Como decíamos más arriba, cada red, cada comunidad, tiene su propio perfil sociodemográfico, más o menos característico. Hay que pensar cuál es el que se adapta mejor a nuestra oferta de contenidos y nuestra estrategia o línea editorial.
  6. ¿Es la mejor herramienta para alcanzar tus objetivos? Todas las redes no valen para lo mismo. No es lo mismo derivar tráfico que maximizar algún parámetro de influencia o mejorar la eficiencia de tu proceso de filtraje de contenidos o ‘curation‘. Tal como aconseja Ian en su artículo, por ejemplo, si buscas una fuente de nuevas historias, es buena idea que tus editores se hagan un hueco en una comunidad meritocrática como Reddit.
  7. ¿Cómo estás midiendo tu nivel de “éxito”? No se trata tanto de qué herramienta utilizar para hacerlo como de establecer claramente cuáles son tus metas y qué indicadores utilizarás para valorarlas. La métrica puede realizarse con una herramienta especializada de Social/Business Intelligence, como Bottlenose o Ducksboard,  o incluso con algo tan genérico como Google Analytics.
  8. ¿Lo compra tu jefe? La componente organizativa es crítica cuando se trata de introducir una herramienta nueva en la operativa habitual de, por ejemplo, la redacción. Buscar la complicidad de tu jefe redundará en una mayor disponibilidad de recursos o menor presencia de barreras.
  9. ¿Eres capaz de contagiar a tus colegas? Si eres capaz de convencer a tu jefe para que te apoye y se interese por el proyecto pero no consigues que tus colegas te “sigan”, nos caeremos con todo el equipo. Es la otra cara de la misma moneda. Cualquier proyecto de cambio tecnológico en cualquier tipo de organización necesita ambos roles, ‘sponsors’ y ‘champions’.
  10. ¿Sabes cuándo parar y dejarlo? De la misma manera que debes establecer indicadores de éxito y una forma de medirlos, también tienes que asegurarte de que sabes cuando has fracasado y debes abandonar el proyecto. De lo contrario perderás un tiempo, un esfuerzo y unos recursos valiosos. El fracaso es la fuente de la que beben todos los éxitos; y en la Red es cada vez más fácil fracasar, rápido y barato. Eso es una oportunidad que solo puedes aprovechar si sabes cuándo abandonar.

Seguro que el lector tiene su propio decálogo y puede aportar su propia experiencia a este mismo. La experiencia compartida es lo que nos hace crecer. No hay conocimiento si no se comparte.

El artículo original viene de un debate, “Defining Success and Strategic Investment in new Social Media Channels“, que tenía lugar en el marco de la conferencia iMA (integrated Media Association) 2013, de principios de marzo en Austin, Texas.

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*