Cinco consejos para la narrativa transmedia

Cinco consejos para la narrativa transmedia

“Podemos encontrar muchas definiciones de lo que es y lo que no es la narrativa transmedia. El decálogo propuesto por el propio Jenkins puede proporcionar una base suficiente para el debate. Pero mientras las discusiones en diferentes ámbitos académicos y profesionales se reproducen, el fenómeno crece alimentado por la realidad de la Red y la vida cotidiana y conectada de una proporción cada vez mayor de la ciudadanía.”

Lo decíamos aquí hace unos días, en un artículo que concluía vaticinando que el periodismo será transmedia o no será. Un término, transmedia, que ha provocado sus controversias, pero que sirve para definir una interacción que es ya una realidad: una narrativa coherente formada por la unión de historias diversas, narradas en diferentes plataformas, y con un objetivo clave, el compromiso de la audiencia. Dicho de otra forma, una narrativa multiplataforma y participativa.

Se llame como se quiera, está ahí. Y para quienes no se detengan en discusiones terminológicas y se aventuren a explorar la narrativa transmedia, Margaret Looney publica en MediaShift cinco consejos:

  1. Mantener contenidos únicos: En lugar de repetir la información en diferentes plataformas, utilizar para cada parte de la historia la plataforma que la pueda expresar con más fuerza, maximizando la experiencia del usuario.
  2. Cuidar el punto de entrada: Dado que el compromiso con la audiencia es fundamental para esta forma de contar historias, asegurarse de que la plataforma que se está utilizando recibe a los lectores invitándoles a interactuar de una manera simple. El documental interactivo Repensando México (en nuestra imagen superior) ofrece una interfaz sencilla para mantener a la audiencia. El documental combina relatos personales con infografías que ofrecen información de fondo sobre las estadísticas sociales, económicas e históricas del país.
  3. Asociarse: No se puede esperar que un periodista lo haga todo. Las asociaciones son importantes. Varias organizaciones colaboraron en el proyecto transmedia Stillspotting NYC , que utiliza vídeo, mapas interactivos, audio y estudios de datos en profundidad para crear una historia acerca de los niveles de ruido en Nueva York.
  4. Ajustar los costes: Felicia Pride, fundadora de Pride Collaborative, hablaba de la asequibilidad durante un seminario sobre técnicas de narración. Explicaba que proyectos transmedia de renombre como Half the Sky —una combinación de libro, documental, juego para móviles y campaña por los derechos de género— pueden ser muy costosos, pero que hay maneras de desarrollar narrativas transmedia a menor coste: “Se puede incorporar transmedia a bajo costo, como la introducción de los medios sociales como una forma de extender la historia. Depende de nuestras metas y lo que estamos tratando de lograr.”
  5. La historia es lo primero: “Hay tantas herramientas para la creatividad que puede ser abrumador a veces”, dice Patrick White, director creativo de Sunshine Arcade Media. Pero quedar atrapados en esas herramientas ignorando lo fundamental de la narración podría dañar el proyecto. Por eso —añade White— “la historia es lo primero, siempre”.

3 Trackbacks

  1. Por El periodismo transmedia | Santiago de Chile, 2013 on 19 de noviembre de 2013 a las 23:32

    […] el medio Periodismo Ciudadano recoje cinco consejos para armar correctamente el lenguaje transmediático, redacados por Margaret […]

  2. […] coincido con Periodismo Ciudadano en que, al margen de las definiciones académicas (recomiendo echar un vistazo al decálogo […]

  3. […] coincido con Periodismo Ciudadano en que, al margen de las definiciones académicas (recomiendo echar un vistazo al […]

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*