HiperBarrio florece en Filandia, Quindío

Artículo copublicado en HiperBarrio.

Ubicado en el segundo departamento más pequeño de Colombia, rodeado de bosques nativos y de una feraz naturaleza, Filandia es un municipio con escasos 17 mil habitantes. Su vocación rural es legendaria y centrada, desde antaño, en el cultivo del café arábigo, bajo la sombra de sus preciosos y milenarios bosques nativos.

A pesar de las constantes arremetidas del mal llamado “progreso”, esta diminuta “hija de los Andes” conserva su tesoro más invaluable: una sorprendente megadiversidad biológica. En efecto su localización geográfica a los pies del imponente Parque Nacional Natural de los Nevados, le han merecido el calificativo de “estrella hídrica de la región”, ya que de sus nacimientos, quebradas y ríos se alimentan los acueductos de siete municipios aledaños en los departamentos de Risaralda, Valle del Cauca y Quindío.

Desde ya hace un par de meses es en Filandia donde se vienen sembrando las semillas de lo que serán las primeras experiencias rurales de apropiación de las TICs bajo el liderazgo de HiperBarrio.org, entidad sin ánimo de lucro creada en abril del año 2007.

En la zona rural del municipio, más concretamente en la vereda Cruces, un grupo pequeño de personas, altamente motivadas por el tema ambiental, se han reunido con el fin de conformar comunidades interesadas en sensibilizarse e intercambiar conocimientos en torno a la importancia de cuidar proteger y preservar, no solo la riqueza hídrica de la región, sino la inmensa biodiversidad de flora y la fauna que posee el Municipio. Personas como artistas, periodistas, biólogos, y ecólogos hacen parte de ese pequeño grupo que desde ya se perfila como el motor de las iniciativas lideradas por HiperBarrio.

Las actividades de esta incipiente comunidad comenzaron el día viernes 21 de septiembre con un taller teórico de fotografía básica, dictado por Álvaro Ramírez Ospina, quien centró su atención en los principios básicos de la estética visual. Se habló de composición, unidad y variedad de las imágenes, posiciones y ángulos de cámara y sobre las diversas formas de seleccionar y encuadrar los motivos con el fin de documentar, representar o contar historias con los diversos medios que brindan la fotografía digital.

Taller de estética fotográfica HiperBarrio-Filandia

Al día siguiente, la artista Olga Lucía Herrera realizó un exitoso taller de expresión artística, donde los participantes ejercitaron sus destrezas para pintar con tiza sobre superficies abiertas, y a soltar sus capacidades para el dibujo y la libre expresión por medio de mandalas.

Bajo expertas instrucciones de la tallerista se comenzó la creación de un mandala colectivo, donde cada uno de los participantes iba aportando sus rayones al trabajo colectivo. En la segunda parte del taller, y de manera libre, cada uno de los participantes realizó un pequeño mandala individual, que unido al de los demás se convirtió en un tejido colectivo que sorprendió y divirtió mucho a sus ejecutantes.

Las semillas de la creatividad y la expresión han sido sembradas. En un futuro cercano se empezarán a reflejar en aportes y publicaciones a través de los diversos medios digitales.

Resultado del trabajo colectivo

Imágenes | Diego A. Gómez Hoyos