33 periodistas ciudadanos y profesionales asesinados en Siria

La violencia desatada en Siria desde el inicio de las revueltas en marzo de 2001, continua dejando a su paso numerosos periodistas asesinados. Según el último informe de Reporteros sin Fronteras, la cifra de periodistas ciudadanos y profesionales fallecidos asciende ya a 33.

Las últimas semanas han sido particularmente duras, con alrededor de 10 periodistas ciudadanos muertos desde finales de mayo, ademas de la muerte de otros cuatro en abril, de la que ya os hablamos en PC.

Reporteros sin Fronteras una vez mas ha condenado la situación que padece el pueblo sirio señalando:

“Condenamos con firmeza la represión despiadada y la aceleración del ciclo de violencia en lo que hoy es una guerra civil “.

“Reportajes de noticias e información libres e independientes no sólo son ahora una necesidad absoluta, sino que, lamentablemente, son cada vez menos comunes. Junio ha sido un mes con la muerte de un número sin precedentes de periodistas ciudadanos que han estado sacrificando sus vidas para proporcionar imágenes de vídeo de la sublevación, la represión y ahora las operaciones militares por parte de grupos armados que luchan contra el despiadado régimen de Assad.”

RSF vuelve a reiterar las dificultades que atraviesas para “verificar cualquier información procedente de Siria” debido al bloqueo informativo que se vive en el país. Esta situación impide  a los periodistas extranjeros realizar libremente su trabajo y les expone a un gran riesgo. Los periodistas profesionales sirios que se niegan a reproducir la propaganda oficial, continúan, acaban encarcelados o muertos. “En cuanto a los activistas que tratan de informar y documentar las atrocidades del régimen, son perseguidos sin descanso por los servicios de seguridad, que los matan o, a veces la tortura hasta la muerte.”

El último periodista ciudadano asesinado es Wael Omar Bard, fallecido el 26 de junio. Bard vivía en Arabia Saudita y fue allí donde comenzó a apoyar el levantamiento Sirio mediante la publicación e información sobre el mismo en las redes sociales. Luego regresó a su país natal, Siria, armado con una cámara de vídeo desde donde comenzó a filmar las manifestaciones y las atrocidades del régimen.

De acuerdo con el Doha Centre for Media Freedom, estaba filmando un enfrentamiento entre el ejército regular y el Ejército sirio (FSA), cuando Wael fue asesinado.

El periodista ciudadano Hamza Mahmoud Othman, fue tiroteado  por un francotirador en Homs el 21 de junio mientras grababa al ejército regular. Su hermano, Ali Mahmoud Othman, el periodista ciudadano que dirigió el centro de prensa Baba Amr en Homs hasta que fue destruida en February, fue capturado por oficiales de inteligencia el 28 de Marzo.

Bassim Darwish murió el 15 de junio debido a las heridas que recibió dos días antes en una explosión mientras cubría el bombardeo de Rastan, un pueblo 30 km al norte de Homs, por dos aviones militares. Fue uno de los fundadores del centro de Rastan de prensa y había cubierto muchas manifestaciones en la región, así como las operaciones del ejército regular.

Ayham Youssef Al-Hariri, un activista anti-gubernamental desde marzo de 2011, fue fatalmente herido por la explosión de un proyectil en Deraa el 13 de junio. De 35 años, casado y padre de cinco hijos, Hariri había sido encarcelado y torturado en dos ocasiones por oficiales de inteligencia.

Abdelhamid Idriss Matar, un estudiante de 22 años de edad, de la Universidad de ingeniería agro-alimentaria de Baath en Homs, fue fatalmente herido por un disparo de un tanque cuando filmaba un asalto a Al-Qussair, un pueblo 25 km al sur de Homs , el 31 de mayo. A menudo filmaba las manifestaciones y operaciones del ejército, y colgaba sus vídeos en YouTube.

Además, Reporteros sin Fronteras ha informado de la muerte de dos periodistas ciudadanos el mes pasado – Ahmed Hamada en Homs el 16 de junio y Khaled Al-Bakir Al-Qussair el 10 de junio.

Si el tema te interesa puedes unirte al grupo creado en Facebook en solidaridad con los blogueros y activistas sirios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *