Corruption Watch: un observatorio de la corrupción en el sur de #África

Una de las principales funciones en las que el periodismo ciudadano ha demostrado su fortaleza es la vigilancia sobre sus gobernantes, de ahí que cada vez surjan mas iniciativas relacionadas con esta labor como es el caso de  Corruption Watch.

Se trata de un nuevo Observatorio de la Corrupción creado en Johannesburgo para combatir la corrupción con la colaboración de los ciudadanos a través de redes y medios sociales en línea. La iniciativa ha surgido de los esfuerzos del Congreso de Sindicatos Sudafricanos, COSATU, que considera la corrupción un “cáncer pernicioso”.

Otros ejemplos de participación ciudadana en labores de vigilancia la encontramos en la iniciativa ciudadana creada por Propublica en 2009 para investigar el plan de estímulos económicos del Gobierno de los EE.UU a través de la participación de los ciudadanos en  la red “ProPublica Reporting Network”,y en su programa “Stimulus Spot Check”. En PC también os hemos hablado de la importancia de la vigilancia ciudadana en los procesos electorales.

Según David Lewis, director ejecutivo de este nuevo organismo e independiente, el objetivo es lograr recopilar información a través de la participación ciudadana para analizar estos datos posteriormente y tratar de difundirlos de forma que sean útiles para el público y en particular para aquellas organizaciones sociales que tienen como objetivo la sociedad civil.

Corruption Watch ya está presente en redes sociales como Facebook o Twitter, en donde los sudafricanos pueden informar sobre los casos de corrupción que consideren y contactar con organizaciones de ayuda e incluso con el gobierno y proteger así sus derechos.

En su web destacan la necesidad de establecer un compromiso con los ciudadanos en la lucha por una sociedad mejor:

La corrupción debilita las instituciones, criminaliza a las personas y debilita la solidaridad social. Vigilar la corrupción nos proporcionará herramientas de apoyo para una sociedad civil más comprometida y activa en el sur de África.

Cada acto de corrupción que los ciudadanos previenen sostiene y fortalece la sociedad civil y por consiguiente, aumenta la democracia, el imperio de la ley y el establecimiento de una sociedad más solidaria y justa.

Según Lewis el fin último es tratar de impulsar ciertos avances en los procesos judiciales y ofrecer a los afectados por estos temas una oportunidad de emprender una acción legal para salvaguardar su derechos civiles.

Estamos dando muchas vueltas a la posibilidad de un litigio civil en el que podamos identificar una comunidad o un individuo o grupo de personas afectadas por algún acto de corrupción y en cuyo nombre, podamos iniciar una demandar con nuestra ayuda por los daños, que es algo que no se ha hecho a menudo.

Puesto que todavía hay muchas zonas rurales en donde el acceso a Internet y las nuevas tecnologías es muy escaso esta organización también trabajará en estas comunidades para que puedan comunicarse a través de mensajes de texto.

Esta iniciativa llega en un gran momento ya que, según COSATU, en los últimos meses, el ministro de finanzas nacionales ha tenido que responder a la mala gestión, fraude y corrupción en el gobierno local tras hacerse cargo de la administración de distintos departamentos.

El ex jefe de la unidad que investiga la malversación oficial de fondos estima que se pierden al año unos 3.75 millones de dólares en fondos estatales debido a la corrupción.