Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle

Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle

En el apartado de experiencias incluidas dentro de nuestro libro: “Periodismo ciudadano. Evolución positiva de la comunicación”, escrito por Oscar Espiritusanto y Paula GonzaloAntonio Fumero, Jacinto Lajas, Paloma LLaneza y Mariluz Congosto, hoy os acercamos la experiencia de Jonathan Tepper, economista, historiador y COO de Demotix.

El nombre ,procede de «demos», «pueblo», compartiendo origen con el término democracia. Demotix es una plataforma global de periodismo ciudadano y una red para freelances: fotógrafos y videógrafos que trabajan por su cuenta. Demotix es una agencia para que el mundo pueda contar las noticias. El objetivo de Demotix no es otro que promocionar la libertad de expresión y contribuir a multiplicar el abanico de fuentes de noticias. Cada día hay menos reporteros oficiales en todo el mundo y más periodistas ciudadanos. Nosotros queremos liderar esta marcha.

Tuvimos la extraña idea de que, organizándolo bien, se puede crear un lugar seguro para la libertad de expresión, y que los resultados de esta de expresión suelen redundar en una apertura y un cambio en los términos del debate. La libertad de prensa es buena para todos.

Demotix nació en el verano de 2008 con un grupo pequeño de miembros; primero el proyecto estaba en fase beta, y luego se lanzó de forma oficial en enero de 2009. Desde entonces, la comunidad de fotógrafos y reporteros ha ido creciendo cada mes. Ahora el sitio cuenta con más de 3.600 reporteros activos en más de 190 países y territorios.

Demotix fue nominada para los premios de SXSW 2010, ganó el premio del MediaGuardian en Inglaterra, y ha sido nominada a docenas de otros premios. Nuestra idea fue crear un círculo virtual desde el que podríamos ofrecer un refugio para la libertad de expresión, un refugio para nuestros corresponsales, dondequiera y quienquiera que fueran, y, a la vez, darles acceso a los ojos, los oídos y carteras de todas las organizaciones periodísticas del mundo, donde los editores pagarían por las historias que nuestros corresponsales podrían contar.

Mientras las presiones económicas sobre los medios informativos aumentan y el alcance global de la prensa disminuye, nuestros 3.600 corresponsales ya están en todo el mundo cuando las noticias ocurren. Es lo contrario del «periodismo de paracaídas», en el que un corresponsal extranjero llega desde fuera para informar sobre una determinada noticia. Nuestros corresponsales ya están dentro del país dispuestos a contar la historia desde sus casas.

Después de empezar, nos atacaron acusándonos de abaratar el periodismo. Al permitir que cualquiera pudiera contar su historia, nuestros críticos nos acusaban de diluir el trabajo de los periodistas profesionales. Y sugirieron que nuestro modelo –que permite que los habitantes locales cuenten sus historias– signifi ca que también abandonábamos toda la objetividad. A raíz de estas acusaciones, los argumentos contra Demotix quedaron reducidos a esto: al enviar su trabajo a Demotix, los «periodistas ciudadanos» amenazaban el statu quo y destruían el valor de la industria periodística. Simple y llanamente, y aunque el statu quo ya no existe, la calidad sí, y solo la calidad vende. De todos nuestros usuarios y contribuyentes, la inmensa mayoría es profesional o semiprofesional. Tenemos la buena suerte de contar también con muchos amateurs, pero lo son porque no se sustentan únicamente de sus fotografías. Nosotros solo podemos competir con las agencias si la calidad de nuestras imágenes es comparable a la de las agencias.

Hemos tenido algunos fotógrafos amateurs de mucho éxito, por ejemplo la foto de Henry “Skip” Gates, que dirige el centro W.E. B. Du Bois de Estudios Africanos y Afroamericanos en la Universidad de Harvard. Pero eso no es periodismo, es el relato de un testigo.

Describimos nuestro trabajo como periodismo de calle (Street Journalism) porque el periodismo de Demotix es la expresión de los intereses y las ansiedades de nuestros corresponsales. Todas las noticias se hacen en colaboración, y la colaboración es, precisamente, la pieza clave de nuestro trabajo y la que le otorga un valor añadido. Al unir el trabajo de fotógrafos y videógrafos podemos ayudarles a ganar dinero, y también podemos vincularlos con un colectivo que se expande para llegar a todos los medios de comunicación.

Nuestra fuerza viene de nuestros números. Los editores de fotos pueden usar una foto de Demotix de los disturbios en Nairobi, hoy, porque han colaborado con nosotros en el pasado, al comprar con anterioridad otra foto de Afganistán, por ejemplo, u otra imagen de un fotógrafo de Haití. Todos nuestros miembros conforman una red global de noticias, y somos mejores juntos que separados.

No hay organización profesional de periodistas que pueda que tenga capacidad ubicua. De hecho, la mayoría de las grandes organizaciones están recortando sus plantillas. Una plataforma abierta como Demotix puede cubrir estos «accidentes » o noticias imprevistas (inundaciones, revueltas, protestas, etc.) que los periodistas profesionales no pueden cubrir al no poder estar en todas partes al mismo tiempo. Por ejemplo, la foto de Henry Louis Gates siendo arrestado fue tomada por un vecino que estaba allí cuando pasó. Esa foto estuvo en la portada de la revista Time y en The Guardian.

Sea por motivos de violencia o por acoso político o simple logística, hay muchas noticias e historias que un periodista profesional no puede contar. Lo comprobamos en Irán, en junio de 2009, cuando los periodistas no pudieron entrar en el país, y a los periodistas que ya estaban dentro no se les permitió tomar fotos o escribir. Entonces, Demotix fue una de las mayores fuentes de periodismo e información sobre el confl icto en Irán.

Nos encanta este cambio en la forma de contar las noticias. Antes de la Web 2.0 podías escribir una carta a tu periódico local y, con suerte, te la publicaban. Hoy, los comentarios sobre cualquier artículo tienen una gran cantidad de información, y todos los periodistas destacados se dan cuenta del valor de sus lectores. Uno de mis ejemplos preferidos es la forma en la que The Guardian, en Inglaterra trató toda la información relativa a un caso sobre malversación de fondos públicos. Mientras The Telegraph difundió las noticias poco a poco, The Guardian puso toda la información en línea y construyó un widget para que todo el mundo pudiera ayudar a descifrar los datos. Las ventajas para nosotros, en Demotix, al contar con docenas de reporteros en todas las ciudades del mundo, se traducen en que cuando pasa una noticia importante tenemos una visión de 360 grados sobre ella y podemos ofrecer un reportaje sumando esfuerzos.

Puedes leer esta colaboración al completo y descargarte nuestro libro gratuitamente Aquí.

7 Comentarios

  1. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 15:58 | Enlace permanente

    Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle http://t.co/xSllx8Zp

  2. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 15:58 | Enlace permanente

    Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle: En el apartado de experiencias incluidas dentro de nuestro libro… http://t.co/au35UqH1

  3. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 16:00 | Enlace permanente

    Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle http://t.co/xSllx8Zp

  4. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 16:04 | Enlace permanente

    RT @pciudadano: Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle http://t.co/p4OpmpbR

  5. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 17:02 | Enlace permanente

    Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle http://t.co/xSllx8Zp

  6. Publicado el 02 de enero de 2012 a las 19:59 | Enlace permanente

    Demotix, un ejemplo de #periodismo de calle http://t.co/j3OD5ycU vía @pciudadano

  7. Publicado el 04 de enero de 2012 a las 18:29 | Enlace permanente

    Jonathan Tepper y Demotix: periodismo de calle http://t.co/xSllx8Zp

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*