The Journalism Foundation, promoviendo el periodismo del futuro

Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, los medios digitales británicos vieron considerablemente aumentado el número de visitas procedentes de Estados Unidos. Muchos estadounidenses desconfiaban de la independencia y objetividad de los medios de su país, y buscaban contrastar la información que éstos les daban –o encontrar la que no les proporcionaban– en la prensa de este lado del Atlántico.

Desde aquel fatídico día, las cosas no han mejorado mucho en la industria de la información. La crisis de los medios, de la que tanto se ha escrito, no es exclusivamente económica. No son sólo los modelos de negocio los que están en juego. Junto a esto, la confianza en los medios de los lectores, de las audiencias, ha ido decreciendo. Su independencia y objetividad siguen en entredicho.

En mitad de este panorama se ha fundado The Journalism Foundation, una organización sin ánimo de lucro para la defensa del buen periodismo que se define así:

The Journalism Foundation es una fundación benéfica independiente que promueve, desarrolla y mantiene el periodismo libre e independiente en todo el mundo. Creemos que la libertad de prensa es un instrumento esencial de la democracia, y el objetivo de The Journalism Foundation es demostrar cómo el periodismo puede ser una fuerza para el bien apoyando proyectos que tienen un efecto directo y positivo en las vidas de las personas.

Siguiendo ese principio, éstas son las líneas de trabajo que la fundación se propone:

  • Vamos a financiar proyectos cuyo objetivo es fortalecer la democracia a nivel local o nacional.
  • Vamos a respaldar sólo las iniciativas que utilizan el periodismo como un instrumento para el bien público.
  • Vamos a apoyar a los periodistas de investigación que trabajan para exponer la verdad en condiciones peligrosas.
  • Vamos a ayudar a los periodistas explotar las recién descubiertas libertades en los países donde la libertad de prensa ha sido un concepto ignorado.
  • Vamos a ayudar a desarrollar iniciativas de periodismo comunitario y concederemos subvenciones a los proyectos adecuados.
  • Vamos a conceder becas a los periodistas y se convocará un premio anual.

Entre las razones para la creación de The Journalism Foundation, sus promotores explican que el periodismo libre está siendo atacado como nunca antes:

En las democracias maduras de Occidente, las presiones financieras a que se enfrentan todos los grupos de medios de comunicación han forzado dos cosas: una mayor consolidación de la propiedad de los medios de comunicación y un imperativo para reducir los costos. Como resultado, la presión sobre los periodistas para actuar dentro de los intereses comerciales de sus propietarios va en aumento, y el público puede encontrarse pronto con un periodismo que se ve comprometido por influencias políticas o de sus propietarios.

Y no olvidan tampoco los cambios que en el periodismo se están dando con la revolución digital:

El periodismo está cambiando rápidamente. El libre acceso a Internet, el auge de la blogosfera y el advenimiento de las redes sociales han traído un aumento exponencial del periodismo ciudadano. Hemos visto durante la primavera árabe el poderoso papel que estas redes pueden desempeñar en la difusión eficaz de información y de opinión. Este es un periodismo casi tan valioso como las formas más tradicionales. Hay muchos proyectos en este campo que cumplen una función democrática importante, pero con falta de apoyo, asesoramiento profesional y recursos.

Finalmente, explican también cómo el periodismo está perdiendo fuerza para cumplir su función social:

En muchas áreas del mundo los periódicos locales están muriendo, y no están siendo reemplazados por otros medios. Esto deja un gran vacío en la información de los asuntos locales y la política regional. El papel del periodismo –impreso, audiovisual o digital– para compensar el déficit democrático es muy claro.

Y en el mundo en desarrollo, los periodistas pueden estar sujetos al control draconiano del gobierno. Esto ha hecho de la información libre e imparcial de los acontecimientos algo extremadamente difícil y a menudo peligroso. Al mismo tiempo, cada vez menos medios de comunicación están invirtiendo en el periodismo original, y el periodismo de investigación está casi extinto. Esto significa que, en muchas zonas del mundo, los ricos, los poderosos y los corruptos no son objeto de control y exposición por una prensa libre que actúe en el interés público.

Vía | The Independent

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *