Algunas claves para crear proyectos de periodismo ciudadano en zonas en conflicto o desarrollo

The Tiziano Project –recientemente nombrado finalista en los Online Journalism Awards 2011 y poco antes elegido entre los ganadores del Knight News Challenge 2011– es una iniciativa para proporcionar a los miembros de comunidades en situación de conflicto, post-conflicto o en vías de desarrollo el equipamiento y la capacitación necesarias para que ellos mismos puedan informar de lo que acontece en sus comunidades y mejorar sus vidas.

El proyecto con el que están consiguiendo esos premios y nominaciones es 360 | Kurdistan, un sitio de periodismo ciudadano que –como explica Victoria Fine, Directora de Promoción y Difusión de The Tiziano Project– fue construido con un presupuesto muy reducido y un grupo de talentosos voluntarios.

Cuenta Victoria que a menudo le han preguntado cómo se han arreglado para con tan escasos recursos desarrollar proyectos que acaban compitiendo con grandes medios tras los que existe un considerable capital invertido. Su respuesta, que cuando se trata de formación no hace falta “ser grande” para conseguir grandes resultados.

360 KurdistanMediante su experiencia, explica Victoria, se han dado cuenta de que los proyectos de periodismo ciudadano, en las zonas y situaciones en que The Tiziano Project trabaja, requieren más de prestar la adecuada atención social que de una abultada financiación. Y de, en lugar de construir complejos portales, simplificar el método para alcanzar el objetivo deseado a partir de unos pocos principios básicos:

1. Estar donde nos necesitan

Antes de comenzar un proyecto, hay que asegurarse de que los miembros de la comunidad en la que se va a trabajar desean el proyecto, lo van a apoyar y están dispuestos a colaborar en él. Si estas condiciones no se dan, mejor no perder el tiempo ni el dinero en realizarlo.

Cuando las condiciones se dan y el presupuesto es apretado, no hay que temer el pedir ayuda a los miembros de la comunidad en la medida en que puedan proporcionarla (espacios de trabajo, tareas administrativas, equipamiento, conexiones…). No son cosas muy costosas, pero sin duda ayudarán en la consecución del proyecto.

2. Colaborar

Esto es algo que necesita ser enfatizado. Aparte de con los miembros de la comunidad, se debe buscar la colaboración con otras organizaciones que trabajen en proyectos similares o complementarios. Esto puede significar un ahorro de dinero, tiempo y recursos.

Pensemos qué tenemos nosotros para ofrecer y seamos los primeros en ponerlo a disposición de otros grupos u organizaciones que lo puedan necesitar. Seguramente nos sorprenderá comprobar cuánto podemos recibir de ellos a cambio.

3. Dejar el paracaídas atrás

Hay que recordar siempre que nuestro trabajo es ayudar a que los miembros de la comunidad en que trabajamos cuenten sus historias, no las que nosotros pensamos que deben contar.

Tampoco hay que temer las buenas noticias. Quizá no provoquen titulares, pero dejan una buena impresión. Y a veces pueden llegar a colocarse entre las noticias más populares en nuestro sitio.

4. Olvidar lo que se sabe sobre periodismo

Dejar que cada situación aconseje cómo enseñar a contar historias y el valor de las herramientas a proporcionar.

En algunos lugares, los medios de comunicación no se asemejan en nada a lo que en Occidente conocemos. Es importante enseñar a los estudiantes la forma de contar una gran historia, pero después hay que ayudarles a adaptar eso a las estructuras informativas populares en su región.

5. Descubrir lo que la comunidad requiere

No se debe trabajar pensando que todas las personas que que se forman van a ser después periodistas profesionales. Quizás haya que enseñar también a reparar máquinas de escribir o de impresión. Posiblemente lo que los alumnos aprendan pueda servirles después en sus carreras personales y hasta resultarles lucrativo, pero en el proyecto se trata de averiguar en qué pueden servir nuestras enseñanzas a la comunidad y trabajar con ese fin, no sólo pensando en el futuro profesional de los alumnos.

6. Trabajar primero en torno a las ideas y dejar el dinero para después

No ha habido en la historia del periodismo un tiempo con más oportunidades de reinvención que ahora. Nunca se ha tenido más fácil ni han existido tantas herramientas accesibles para que cualquier persona pueda llegar a una gran audiencia. Así que es el momento para todos de empezar a pensar de manera abierta y creativa cómo se quieren consumir noticias e historias.

Fuente: MediaShift Idea Lab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *