El Gobierno británico estudia la prohibición de Facebook y Twitter en los #LondonRiots

Cuando la cifra de fallecidos en los disturbios de Londres asciende ya a cinco y tras el destacado papel que las redes sociales están jugando en estas revueltas, David Cameron, ha dicho en el parlamento británico, según destacan medios como la CBS, o el Guardian que:

tras los disturbios de esta semana  el gobierno está estudiando la prohibición del uso de los sitios de redes sociales como Twitter y Facebook, si se piensa que están preparando actividades criminales.

Cameron dijo que se reuniría con los responsables de Facebook y Twitter para discutir la posibilidad de “limitar la propagación de mensajes en línea” relacionados con actos de violencia, disturbios, saqueos y otras actividades criminales.

Según el Guardian, Cameron declaraba la posibilidad de llevar estas acciones de control del libre flujo de información más allá en coordinación con la policía y los servicios de inteligencia ante el desconcertante uso del sistema de mensajería específico para Blackberry, también conocido como BBM:

El libre flujo de información puede ser usado para el bien. Pero también puede ser usado para el mal. Y cuando la gente utiliza los medios de comunicación social para la violencia tenemos que detenerlos. Así que estamos trabajando con la policía, los servicios de inteligencia y de la industria para ver si sería justo dejar que las personas se comuniquen a través de estos sitios web y servicios, cuando sabemos que están tramando actos de violencia, desorden y delincuencia. También he pedido a la policía si ellos necesitan nuevas competencias. La policía se enfrenta a una nueva circunstancia en la que los manifestantes estaban utilizando el servicio de BlackBerry Messenger, una red cerrada, para organizar disturbios. Tenemos que analizar eso y encontrar la manera de salir adelante.

El primer ministro británico también insistía en la necesidad de que las emisoras cedieran las imágenes y vídeos ciudadanos para ayudar a capturar a los responsables de actos de vandalismo, una decisión que reiteraba a pesar de la oposición que despertó esta medida. Según Fran Unsworth, jefe de BBC de informativos, esta medida “podría dañar la independencia editorial de los organismos de radiodifusión”.

Esta “polémica” medida de se suma a otras como La Regulatory Investigative Powers Act (RIPA) que, según informa Channel 4: “permite a la policía solicitar información a las empresas de telefonía móvil y propietarios de BlackBerry – Research in Motion (RIM) – con el fin de detectar y prevenir el crimen”.

Resulta curioso que al tiempo que se persiguen estas redes sociales, también sean utilizadas por la propia policía para informar de los disturbios, pidiendo para ello la colaboración ciudadana.

En la cuenta de Twitter de @gmpolice podemos encontrar los nombres, con fecha de nacimiento incluida, de los detenidos durante los disturbios en Manchester. Además cuentan con su página en Flickr, en donde solicitan la ayuda ciudadana para identificar a posibles sospechosos, también adoptan esta medida a través de Twitter, Facebook y Youtube.

En su canal en Youtube encontramos un vídeo con las caras de algunos de los detenidos:

Imagen de previsualización de YouTube

Lo cierto es que las herramientas no son culpables de nada, ni Twitter, ni BBM, ni Facebook lo son, el problema se encuentra en el uso que se hace de estas tecnologías, por ello no se pueden demonizarlas cuando nos conviene y utilizarlas cuando nos resultan de utilidad.

Los violentos disturbios del Reino Unido también han provocado la creación de un movimiento popular de ingleses que no desean se identificados con estos actos de vandalismo, de ahí que promuevan en Twitter la etiqueta #NotInOurName, y la creación de blogs como Not In Our Name¡, (No en nuestro nombre). Desde esta web se hacía pública la convocatoria de  una concentración a la 13:30 de esta mañana en Westminster Central Hall para reivindicar esta postura.