El Tribunal Supremo de Rusia regula los comentarios en los medios digitales

De acuerdo con una decisión del Tribunal Supremo de Rusia, los medios de comunicación online de ese país no serán responsables de los comentarios publicados por sus lectores ni tendrán que moderarlos antes de su publicación.

Sin embargo, como apunta Owni.fr, esa medida aparentemente liberalizadora supone de hecho abrir la puerta a la censura estatal a gran escala con la introducción de una “regla de las 24 horas” controlada por Roskomnadzor, la agencia del ministerio ruso de Telecomunicaciones encargada de la regulación de Internet.

Según esa regla, será esa agencia la encargada de vigilar la publicación de comentarios “inapropiados”, notificando su existencia al medio correspondiente, que tendrá un plazo de 24 horas para suprimir o editar los comentarios señalados.

La incitación al odio, la apología del terrorismo, los enlaces a contenidos pornográficos o la revelación de secretos de estado son algunos de los supuestos previstos en la ley para exigir la modificación de los comentarios. Y el incumplimiento de la orden en ese plazo establecido de 24 horas puede llegar a suponer para el medio la pérdida de la licencia de publicación.

Este es el procedimiento a seguir en esos supuestos:

  • Un empleado de Roskomandzor realiza una captura de pantalla del comentario inapropiado, la guarda en su disco duro y la imprime.
  • Un funcionario “responsable del control gubernamental de la aplicación de la ley online” comprueba que se ha realizado un “abuso de la libertad de información”.
  • La agencia envía entonces un e-mail y un fax al titular del sitio con el fin de eliminar o modificar el comentario en cuestión.
  • Si el sitio no obedece la orden dentro de las 24 horas, se le envía una notificación legal. Después de varias notificaciones sin acatar, el caso pasa al órgano judicial competente. Si Roskomnadzor gana el juicio, el sitio pierde su registro como medio de comunicación.

Ni Roskomandzor ha aclarado ni la ley especifica si el medio se cerraría al perder su registro, pero para los medios esto significaría de hecho la imposibilidad de operar legalmente (facturar la publicidad, pagar los salarios a los empleados, etc.).

La polémica generada ante esta medida ha surgido tanto porque viola la Constitución Rusa, que prohíbe todo tipo de censura, como porque contradice las declaraciones del propio Presidente Medvedev sobre esta cuestión.

Para los más críticos, es un ejemplo patente de cómo el gobierno ruso tiene una clara voluntad de controlar la Red.

Vía | Owni.fr

Tags from the story
, ,