Activismo, derechos, participación ciudadana y privacidad en la red

“The Public Voice: Estándares de privacidad en un mundo globalizado” nos ha permitido conocer la experiencia de importantes personalidades y protagonistas de campañas en favor de la privacidad, en los que ha sido determinante la participación ciudadana.

Ralf Bendrath, politólogo e investigador y toda una personalidad en el entorno de la lucha por los derechos civiles y la “política de privacidad”, nos habló en su intervención en este congreso de Data Retention (AK Vorrat) y de las distintas iniciativas creadas para defender la privacidad de la información en la red, tema principal del congreso The Public Voice.

Bendrath explicaba como un colectivo de ciudadanos lograron organizar una 1ª manifestación para protestar por la retención de sus datos en la red y organizarse para actuar y hacer algo pero sin recursos, personal, financiación, tan sólo contaron con la participación ciudadana a través de foros en línea, correos y peticiones de ayuda para así pasar al plano activo y al activismo 2.0.

De su intensa experiencia destacan algunos puntos a tener en cuenta como:

– Contar con una estructura abierta y gratuita para fomentar la colaboración.

– Todo el mundo que participa es propietario.

– Hay que hacer propuestas divertidas para lograr la movilización y la implicación social.

– Haz aquello que sabes hacer bien.

La conclusión es que la privacidad ha vuelto a ocupar un lugar de privilegio en Alemania.

Willemiem Bax, nos acercó a la organización de consumidores BEUC, en Bélgica, encargada de recopilar todas las preocupaciones de los consumidores, para luego trasladárselas a los políticos, haciendo así una interesante labor de intermediación. Desde 2005 han puesto en marcha distintas campañas digitales, reivindicando los “Derechos Digitales de los Consumidores” y así lograr que los consumidores en línea tengan los mismos derechos que el resto y que esto, a su vez, se traslade a un contexto europeo.

El impacto logrado gracias a este trabajo ha conseguido llamar la atención de la comisión europea para destacar la importancia de la protección de datos en el entorno de los ciudadanos como consumidores y su derecho a la privacidad.

Bax destacaba como un logro en el que continuar trabajando, la proliferación del etiquetado RFID que permiten que nuestros hábitos de consumo no dejen un rastro que pueda perjudicarnos al rebelar datos estrictamente personales.

(Radio Frequency Identification) Identificación por radiofrecuencia. Estos dispositivos están sustituyendo poco a poco a las etiquetas de códigos de barras y a las tarjetas magnéticas en todas sus aplicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *