“Elkhart Project”: Periodismo ciudadano desde la Ciudad de la Recesión

La ciudad de Elkhart se ha convertido en símbolo de la recesión en América con una tasa de desempleo dos veces superior a la media nacional. Este angustioso panorama ha llevado a MSNBC.com a poner en marcha este año “Elkhart Project” para mostrar, a través de los testimonios de sus ciudadanos, como esta ciudad está luchando cuerpo a cuerpo contra la crisis económica.

El New York Times califica el Proyecto Elkhart, tras 5 meses de funcionamiento como “uno de los experimentos más insólitos en el periodismo en línea hasta el momento”.

En el apartado “Historias de lucha y recuperación en Estados Unidos”, los bloggers y ciudadanos envían sus post, fotos, vídeos y mensajes sobre el descenso del empleo o sobre la ejecución de proyectos de estímulo económico. Los ciudadanos han encontrado en este medio una oportunidad para hablar de la situación en la que viven y la propuesta ya ha conseguido reconocimientos como el premio de periodismo en línea del Club de la Prensa Nacional.

Este proyecto ofrece un nuevo enfoque dentro de la participación de los ciudadanos en los medios de comunicación dando su testimonio personal sobre la situación que padecen y conocen. Cuentan sus casos y se convierten en el objetivo a entrevistar. También cuentan con un blog donde pueden “seguir los progresos del proyecto y contribuir a la conversación”.

Dan Gillmor, ha criticado esta situación afirmando que MSNBC.com debe fomentar una auténtica colaboración con el pueblo de Elkhart, quizás mediante una incorporación más completa de los blogs locales y vídeos.

La gente de la comunidad podrían contribuir mucho más si no se les considera como fuentes de entrevistas o anécdotas, o, por decirlo menos amablemente, como ratas de laboratorio periodístico”.

Vikki Porter, directora de el Knight Digital Media Center, considera este proyecto un excelente ejemplo de cómo un modelo clásico de periodismo “puede ser machacado por las herramientas de narración de historias de la Web 2.0.”

Vía/ New York Times