Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus contenidos

Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus contenidos

Ya hablamos aquí en su momento de cómo AllVoices ponía en funcionamiento un medidor de credibilidad para las noticias de sus reporteros ciudadanos. Una interesante iniciativa. Y mucho más cuando es la supuesta ausencia de esa credibilidad una de las críticas más recurrentes cuando se trata de desprestigiar la labor del periodismo ciudadano.

Precisamente en esa plataforma, junto con NowPublic, encuentra David Cohn las guías que nos señalen por dónde puede ir el futuro de los medios ciudadanos, en un artículo en el que destaca cómo también en ese periodismo no profesional existe una preocupación por la calidad y fiabilidad de las noticias publicadas.

Esa preocupación se plasma en medidas concretas, encaminadas a exigir a los reporteros ciudadanos el cumplimiento de unas normas o estándares fijados por los medios si es que desean ver sus noticias publicadas.

Entre los medios que más recientemente han adoptado medidas de ese tipo cita Cohn en primer lugar a Orato, cuya deriva es criticada por Alfred Hermida en Reportr.net insinuando que el exceso de profesionalización que esas medidas comportan alejan al sitio del periodismo ciudadano que se hallaba en sus orígenes.

Una acusación que quizá no sea tan fácil de dirigir contra la otra plataforma de la que David se ocupa, GroundReport. En entrevista en vídeo, su fundadora Rachel Sterne explica los cambios adoptados en su política editorial con el fin de preservar en todo lo posible la credibilidad de sus contenidos. Entre ellos, cuatro principales:

  1. Los contenidos aportados por nuevos reporteros se someten a un proceso de investigación durante un periodo de tiempo. La responsabilidad editorial prima así sobre la inmediatez en la publicación.
  2. Los contenidos de reporteros o fuentes ya conocidas no han de sufrir ese periodo de confirmación. Pero siempre toda vez que tienen una credibilidad ya acreditada.
  3. Se amplían las capacidades de los editores voluntarios, que ahora pueden editar cualquier cosa dentro del sitio. Aunque, como en el caso anterior, siempre que sean usuarios de confianza contrastada.
  4. Un editor a tiempo parcial vigila el cumplimiento de las normas editoriales. Un punto éste delicado, pues se pretende preservar la voz particular de cada reportero. Pero necesario en la medida en que también se quiere cumplir con unos mínimos de calidad.

De acuerdo con Sterne, las contribuciones publicadas han decaído hasta un 50% desde que se aprobaron estas medidas, pero sin embargo el tráfico del sitio se ha incrementado en un 10%. Lo que parece indicar que la decisión de adoptarlas no fue errónea.

Posiblemente, como sugiere Cohn, sean más los medios ciudadanos que vayan tomando iniciativas similares. No es un camino ilógico. Aunque, como en el caso de las acusaciones contra Orato, tendrán que tener cuidado de no cruzar la línea tras la que el espíritu del periodismo ciudadano comienza a difuminarse.

Vía | DigiDave

4 Comentarios

  1. Publicado el 12 de junio de 2009 a las 6:54 | Enlace permanente

    Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus …: Ya hablamos aquí en su momento de cómo Al.. http://tinyurl.com/n5tq2d

  2. Publicado el 12 de junio de 2009 a las 7:09 | Enlace permanente

    Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus contenidos http://tinyurl.com/n5tq2d

  3. Publicado el 12 de junio de 2009 a las 7:23 | Enlace permanente

    Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus contenidos http://tinyurl.com/n5tq2d

  4. Publicado el 12 de junio de 2009 a las 10:11 | Enlace permanente

    Los medios ciudadanos incrementan los controles de calidad de sus contenidos: Ya hablamos aquí en su momento de .. http://bit.ly/PJ1yL