Las verdades no tan evidentes de la crisis de la prensa.

Las verdades no tan evidentes de la crisis de la prensa.

Lo que antes era un murmullo se ha convertido un clamor entre los ejecutivos de los grandes periódicos de EEUU: hay que buscar urgentemente una forma de cobrar por los contenidos digitales.

A esto le dedicamos un artículo en PeriodismoCiudadano en el que detallábamos los cuatro modelos de modelos que se están barajando: subscripción por las ediciones digitales (un modelo ya intentado y que fracasó),  suscripción a través de nuevos dispositivos estilo Kindle (cuya implantación es todavía insuficiente), migración a un modelo sin ánimo de lucro (algo que nadie quiere) y, finalmente, un modelo de micropagos (un pago a la carta por cada artículo, al estilo iTunes).

Por eliminación, la elección es clara. La pregunta es ¿quién se atreverá a implementar los micropagos primero? ¿El The New York Times? Por ahora, los grandes medios se miran unos a otros como vaqueros esperando ver quién desenfunda primero. Otra incógnita importante es qué tipo de pistola desenfundará cada uno:  ¿Una tienda estilo iTunes? ¿Paypal? ¿Crédito al estilo de los móviles de prepago?. También preocupa cómo afectará este sistema a la indexación de los contenidos en Google.

Como ya comentábamos, estos modelos buscan salvar como sea unas naves maltrechas, tanto si sirven para navegar las nuevas aguas como si no.  En cambio, nadie se plantea construir naves nuevas para surcar el panorama mediático del futuro.   ¿Necesitan los periódicos tener rascacielos en el centro de las ciudades? ¿mantener grandes redacciones jerarquizadas y centralizadas? ¿Imprimir y distribuir ediciones diarias en papel a miles de kioscos dispersos por la geografía?  Son preguntas de las que se habla mucho menos.

Estos gurús tampoco se preguntan las razones por las cuales los escurridizos y taimados lectores no quieren ya pagar por las noticias. Eso no interesa tanto como el encontrar la manera de obligarles a pagar.

En medio de este coro de avestruces pensantes, llegan como aire fresco las reflexiones de Scott Karp en un interesante artículo en Publishing 2.0.  Resumimos a continuación algunas verdades sobre la crisis de la prensa escrita que no son tan evidentes o, al menos, de las que apenas se oye hablar.

Para Karp, no es que la gente ya no quiera pagar por lo mismo de antes.  Lo que ocurre es que “la ecuación del valor ha cambiado”.  “Antes la gente pagaba por periódicos en papel que contenían mucho más que noticias” (pensemos en anuncios por palabras, búsqueda de empleo, carteleras de cine, farmacias, etc.)   “Además también pagaban por la distribución de dichos periódicos, lo cual es un servicio”.  Ahora la gente quiere pagar por contenidos cómo, cuándo y de la manera que ellos quieran” como está ocurriendo en el mundo de la música, la televisión y el cine.

“La tecnología digital ha puesto a los productores de contenidos en un negocio de servicios” que estos no terminan de comprender.  “No se trata de buscar formas de restaurar el equilibro de la vieja ecuación.  Los nuevos modelos de negocio se basarán en intercambios de valor completamente nuevos.”

Pero no nos paremos aquí, al contrario. Tomemos ahora estas afirmaciones de Karp y trasladémoslas al futuro. Supongamos que los medios encuentran nuevas fórmulas para otorgar un valor añadido a sus contenidos, y que dan con la manera de hacer que los lectores paguen por ellos. La siguiente pregunta es ¿cuál será la respuesta de los anunciantes?

A este respecto, hemos rescatado otros dos artículos de Karp de diciembre de 2008 y de julio de 2007, que parten de esta premisa:  si los periódicos desapareciesen ¿dónde irían los millones de dólares que se gastan las empresas en anuncios ?  En estos artículos, Karp nos está hablando de otra verdad que parece obvia pero, aparentemente, no lo es: las ediciones en papel compiten con las digitales a la hora de captar el gasto en anuncios de las empresas.

A simple vista, el actual reparto de ingresos publicitarios, 90% papel -10% internet, parecería no aconsejar liquidar el papel.

Sin embargo, si hacemos como en aquellos pasatiempos en los que se van uniendo puntos numerados hasta conformar un dibujo, la forma que aparece resulta interesante.  Lo que se está pretendiendo es que  las ediciones digitales subvencionen al papel a través de un sistema de micropagos cuyo éxito parece incierto. Se pretende, en definitiva,  que los lectores cubran con sus micropagos lo que el 10% de ingresos publicitarios no puede cubrir porque el papel y otros lastres estructurales no se lo permiten.

¿No sería más sensato que los periódicos se deshicieran enseguida del papel y estos lastres, para beneficiarse lo antes posible del incremento en el gasto publicitario que se produciría?

¿O es que yo estoy uniendo mal estos puntos? ¿Qué opináis vosotros?

Captura de pantalla: The history of Online Comics: Mycropayments -Scott McCloud.

20 Comentarios

  1. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 9:14 | Enlace permanente

    Las verdades no tan evidentes de la crisis de la prensa. http://tinyurl.com/bmae9a

  2. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 10:16 | Enlace permanente

    Las verdades no tan evidentes de la crisis de la prensa.: Lo que antes era un murmullo se ha convertido un clamo.. http://tinyurl.com/bmae9a

  3. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 15:16 | Enlace permanente

    lee y sugiere: Las verdades no tan evidentes de la crisis de la prensa. http://tinyurl.com/bmae9a

  4. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 19:53 | Enlace permanente

    Lamentablemente, la crisis se está conviertiendo en excusa para demasiadas decisiones desacertadas o de “pan para hoy y hambre para mañana”. Gran post, Manolo.

  5. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 20:53 | Enlace permanente

    Lamentablemente, la crisis se está conviertiendo en excusa para demasiadas decisiones desacertadas o de “pan para hoy y hambre para mañana”. Gran post, Manolo.

  6. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 20:44 | Enlace permanente

    El problema es que se dan por ciertas algunas premisas que todavía se han de demostrar…
    ¿Qué pasaría si, una vez desaparecidos los rancios periódicos de papel, los sites de internet no fueran capaces de generar esa ingente cantidad de millones que se les supone?
    ¿Tendremos que cargarnos también la tele, la radio o cualquier otro método alternativo a la red?
    En fin, sigo diciendo que hay sitio para todos. Para el alto, para el bajo, para el feo, para el guapo, para el digital, para el papel…
    Dicho esto, gran entrada, Manolo.
    Un abrazo

  7. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 21:44 | Enlace permanente

    El problema es que se dan por ciertas algunas premisas que todavía se han de demostrar…
    ¿Qué pasaría si, una vez desaparecidos los rancios periódicos de papel, los sites de internet no fueran capaces de generar esa ingente cantidad de millones que se les supone?
    ¿Tendremos que cargarnos también la tele, la radio o cualquier otro método alternativo a la red?
    En fin, sigo diciendo que hay sitio para todos. Para el alto, para el bajo, para el feo, para el guapo, para el digital, para el papel…
    Dicho esto, gran entrada, Manolo.
    Un abrazo

  8. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 21:29 | Enlace permanente

    Gracias Rosa y Chiqui por vuestras reflexiones.

    Efectivamente, nadie puede predecir lo que sucederá. Estoy preparando otra entrada para PC en la que entrevisto a una futurista (¿o futuróloga? jeje) que es consultora para muchos multimedia. Entre otras cosas, ella cree que estamos evolucionando hacia modelos completamente nuevos, donde la conversación on-line es entendida como acto de servicio y de pasión, más que un negocio a la antigua usanza.

    Tiene razón Chiqui: no sabemos a ciencia cierta si los medios en línea van a dar ‘ingentes cantidades’. Quizás se pueda ganar ‘algo’. Quizás la vara de medir está cambiando. Quizás ha llegado el momento de incorporar términos nuevos al vocabulario empresarial en general, y al mediático en particular como: ‘servicio’, ‘ingresos suficientes’, ‘modelo sostenible’, ‘reparto de beneficios’, etc etc.

    Ya lo veremos. Tenéis mucha razón que nadie sabe lo que pasará exactamente.

    Yo también opino que habrá sitio para todos. Lo que ocurre es que ‘todos quieren el progreso, pero nadie quiere el cambio’, y mucho menos aquellos que, hasta ahora, eran los niños bonitos de la comunicación.

    Respecto a la televisión.. estamos en las mismas. ¿Desaparición? No. ¿Reconversión total? Casi seguro que sí. Al respecto hice una entrada en PC titulada “La televisión pone sus barbas a remojar” e inspirada en la charla de Peter Hirshberg en la TED conference http://is.gd/jxQA

    Gracias por aportar al debate. ¡Un día tendríamos que juntarnos y hacer una mesa redonda sobre esto en webcast!

  9. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 22:29 | Enlace permanente

    Gracias Rosa y Chiqui por vuestras reflexiones.

    Efectivamente, nadie puede predecir lo que sucederá. Estoy preparando otra entrada para PC en la que entrevisto a una futurista (¿o futuróloga? jeje) que es consultora para muchos multimedia. Entre otras cosas, ella cree que estamos evolucionando hacia modelos completamente nuevos, donde la conversación on-line es entendida como acto de servicio y de pasión, más que un negocio a la antigua usanza.

    Tiene razón Chiqui: no sabemos a ciencia cierta si los medios en línea van a dar ‘ingentes cantidades’. Quizás se pueda ganar ‘algo’. Quizás la vara de medir está cambiando. Quizás ha llegado el momento de incorporar términos nuevos al vocabulario empresarial en general, y al mediático en particular como: ‘servicio’, ‘ingresos suficientes’, ‘modelo sostenible’, ‘reparto de beneficios’, etc etc.

    Ya lo veremos. Tenéis mucha razón que nadie sabe lo que pasará exactamente.

    Yo también opino que habrá sitio para todos. Lo que ocurre es que ‘todos quieren el progreso, pero nadie quiere el cambio’, y mucho menos aquellos que, hasta ahora, eran los niños bonitos de la comunicación.

    Respecto a la televisión.. estamos en las mismas. ¿Desaparición? No. ¿Reconversión total? Casi seguro que sí. Al respecto hice una entrada en PC titulada “La televisión pone sus barbas a remojar” e inspirada en la charla de Peter Hirshberg en la TED conference http://is.gd/jxQA

    Gracias por aportar al debate. ¡Un día tendríamos que juntarnos y hacer una mesa redonda sobre esto en webcast!

  10. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 21:33 | Enlace permanente

    Creo que depende del lugar del cual estemos hablando Manuel, en países como Estados Unidos, o incluso en la UE podemos decir que se puede prescindir del papel debido a una cultura tecnológica bien fundada y establecida, sin embargo en países como Costa Rica donde el acceso a Internet no es fuerte y las zonas de Wi-Fi libres son todavía un hecho noticioso, no queda mas que mantener ediciones en papel.

    Sin embargo creo que no unes mal los puntos, abandonar el papel parece un paso un poco lógico, para crear mayor demanda hacia la publicidad en linea, lo que aumentaría su costo y por ende las ganancias de los mismos.

    Saludos

  11. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 22:33 | Enlace permanente

    Creo que depende del lugar del cual estemos hablando Manuel, en países como Estados Unidos, o incluso en la UE podemos decir que se puede prescindir del papel debido a una cultura tecnológica bien fundada y establecida, sin embargo en países como Costa Rica donde el acceso a Internet no es fuerte y las zonas de Wi-Fi libres son todavía un hecho noticioso, no queda mas que mantener ediciones en papel.

    Sin embargo creo que no unes mal los puntos, abandonar el papel parece un paso un poco lógico, para crear mayor demanda hacia la publicidad en linea, lo que aumentaría su costo y por ende las ganancias de los mismos.

    Saludos

  12. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 21:42 | Enlace permanente

    Tienes razón, Marcial. Miramos a EEUU porque es la probeta, el tubo de ensayo donde se están experimentando estos cambios en primer lugar. En muchas partes del mundo estas reflexiones suenan todavía muy lejanas. Saludos,

  13. Publicado el 14 de febrero de 2009 a las 22:42 | Enlace permanente

    Tienes razón, Marcial. Miramos a EEUU porque es la probeta, el tubo de ensayo donde se están experimentando estos cambios en primer lugar. En muchas partes del mundo estas reflexiones suenan todavía muy lejanas. Saludos,

  14. Publicado el 15 de febrero de 2009 a las 3:49 | Enlace permanente

    lots of people reeading my article on the crisis of print media (in ES @pciudadano) 😀 http://tinyurl.com/bmae9a

  15. Publicado el 15 de febrero de 2009 a las 19:03 | Enlace permanente

    Lo que es evidente es que el dinero viene mayoritariamente del papel, pero los gastos estructurales de cualquier medio también (el propio papel, los gastos derivados de imprenta, distribución…) Así que la pregunta sería si eliminar paulatinamente el papel, y los costes que genera, no dejaría a los medios más ligeros de costes y les permitiría afrontar el actual escenario publicitario, sin merma de profesionales.

    En realidad, ahí es donde veo más el problema, en los periodistas que ahora están al otro lado de la brecha tecnológica y tienen miedo de la deriva que toman las cosas. Ellos son la resistencia al cambio. Y quizás por ellos se retrase más de lo que conviene el inevitable traslado al digital. Aunque también es cierto que defiendo que se sigan editando periódicos en papel porque en determinados lugares y momentos no me imagino otra cosa ahora mismo (bares y lugares de reunión social, fines de semana con el cafetito en la terraza…)

  16. Publicado el 15 de febrero de 2009 a las 20:03 | Enlace permanente

    Lo que es evidente es que el dinero viene mayoritariamente del papel, pero los gastos estructurales de cualquier medio también (el propio papel, los gastos derivados de imprenta, distribución…) Así que la pregunta sería si eliminar paulatinamente el papel, y los costes que genera, no dejaría a los medios más ligeros de costes y les permitiría afrontar el actual escenario publicitario, sin merma de profesionales.

    En realidad, ahí es donde veo más el problema, en los periodistas que ahora están al otro lado de la brecha tecnológica y tienen miedo de la deriva que toman las cosas. Ellos son la resistencia al cambio. Y quizás por ellos se retrase más de lo que conviene el inevitable traslado al digital. Aunque también es cierto que defiendo que se sigan editando periódicos en papel porque en determinados lugares y momentos no me imagino otra cosa ahora mismo (bares y lugares de reunión social, fines de semana con el cafetito en la terraza…)

  17. Gustavo Flores
    Publicado el 20 de febrero de 2009 a las 23:32 | Enlace permanente

    Veo muchas notas por todos lados de gente que ansía con todas sus fuerzas la pronta desaparición del papel. Como si éste fuese la peste mayor de nuestro tiempo que hay que eliminar. Me parece que no hay que “deshacerse enseguida del papel” para beneficiar a internet, no hay que desear la muerte del medio impreso para que viva el otro, ¿porqué tanta saña, tanto apuro? ¿Quizás porque la web no avisora su sostenimiento económico que hay que eliminar a la competencia? Hay mucha mala leche con estas actitudes.
    Que desaparezca pronto el papel significa dejar en la calle a miles de trabajadores que Internet no podrá absorver de ninguna manera. ¿O esto es lo que se busca?
    Como decían otros comentarios en ciertos paises el papel llega muchísimo más que la web, ¿y que se hace allí?
    Creo que lo más sensato y razonable -buscando no perjudicar a nadie- es aspirar a que puedan convivir ambos soportes por bastante tiempo más y trabajar para ello.
    Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.
    Que nadie tenga que hacer desaparecer al otro como si de un enemigo se tratase para poder sobrevivir, la radio no mató al diario, la televisión no mato a ambos cuando apareció. ¿Porqué desear que Internet arrase con todos los otros medios?
    ¿Tanto mal les hizo a vuestras vidas el medio impreso para estas actitudes?
    Saludoss

  18. Gustavo Flores
    Publicado el 21 de febrero de 2009 a las 0:32 | Enlace permanente

    Veo muchas notas por todos lados de gente que ansía con todas sus fuerzas la pronta desaparición del papel. Como si éste fuese la peste mayor de nuestro tiempo que hay que eliminar. Me parece que no hay que “deshacerse enseguida del papel” para beneficiar a internet, no hay que desear la muerte del medio impreso para que viva el otro, ¿porqué tanta saña, tanto apuro? ¿Quizás porque la web no avisora su sostenimiento económico que hay que eliminar a la competencia? Hay mucha mala leche con estas actitudes.
    Que desaparezca pronto el papel significa dejar en la calle a miles de trabajadores que Internet no podrá absorver de ninguna manera. ¿O esto es lo que se busca?
    Como decían otros comentarios en ciertos paises el papel llega muchísimo más que la web, ¿y que se hace allí?
    Creo que lo más sensato y razonable -buscando no perjudicar a nadie- es aspirar a que puedan convivir ambos soportes por bastante tiempo más y trabajar para ello.
    Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.
    Que nadie tenga que hacer desaparecer al otro como si de un enemigo se tratase para poder sobrevivir, la radio no mató al diario, la televisión no mato a ambos cuando apareció. ¿Porqué desear que Internet arrase con todos los otros medios?
    ¿Tanto mal les hizo a vuestras vidas el medio impreso para estas actitudes?
    Saludoss

  19. Publicado el 21 de febrero de 2009 a las 22:26 | Enlace permanente

    @Gustavo Flores La prensa en papel se hunde allá donde internet tiene penetración importante. Eso es un hecho que, al contrario de lo que tú dices, nadie aquí celebra.

    De veras me gustaría saber dónde has visto animadversión hacia el papel en esta tribuna. Ni el artículo ni los comentarios contienen rechazo u odio alguno hacia la prensa en papel como tu sugieres. Antes bien, son reflexiones dirigidas a determinar la mejor manera se de salvar a estos medios de una amenaza real de bancarrota. Si sigues el debate argumental, el abandono o reducción del modelo actual de impresión en papel parace una lógica consecuencia. Echo de menos en tu comentario que te manifiestes al respecto, que entres al fondo del debate y que nos digas qué soluciones ves tú al problema. Gracias por participar,

    Manuel

  20. Publicado el 21 de febrero de 2009 a las 23:26 | Enlace permanente

    @Gustavo Flores La prensa en papel se hunde allá donde internet tiene penetración importante. Eso es un hecho que, al contrario de lo que tú dices, nadie aquí celebra.

    De veras me gustaría saber dónde has visto animadversión hacia el papel en esta tribuna. Ni el artículo ni los comentarios contienen rechazo u odio alguno hacia la prensa en papel como tu sugieres. Antes bien, son reflexiones dirigidas a determinar la mejor manera se de salvar a estos medios de una amenaza real de bancarrota. Si sigues el debate argumental, el abandono o reducción del modelo actual de impresión en papel parace una lógica consecuencia. Echo de menos en tu comentario que te manifiestes al respecto, que entres al fondo del debate y que nos digas qué soluciones ves tú al problema. Gracias por participar,

    Manuel

Deja un comentario

Tu email no será nunca revelado a terceros. Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*