Las ventas de prensa impresa en España descienden a niveles de país subdesarrollado

Las ventas de prensa impresa en España descienden a niveles de país subdesarrollado

El gráfico, de Noticias de la Comunicación, muestra el progresivo descenso en la venta de prensa escrita durante estos primeros años del nuevo siglo, hasta llegar a cifras por debajo del umbral de lo que según las estimaciones de la Unesco marca la diferencia entre los países desarrollados y los que no lo son.

Para ese organismo, es subdesarrollado todo aquel país donde se venden menos de 100 periódicos por cada mil habitantes. En 2007, en España, se vendieron 86, la peor cifra de la década.

Aunque la Asociación de Editores de Diarios Españoles situaría esa tasa en 2006 en 94 ejemplares vendidos, por encima de los 86 que ofrece Noticias de la Comunicación, en cualquier caso seguiríamos por debajo de los niveles marcados por la Unesco. Y aún más, según los datos de la AEDE, España estaría en el penúltimo lugar de Europa, sólo por delante de Portugal. El resto de países supera el límite marcado por la Unesco, con Finlandia a la cabeza de la lista, con 423 periódicos por cada mil habitantes.

El fenómeno de los diarios gratuitos en España, que los expertos auguraban como una vía de iniciación en la lectura de prensa para los jóvenes, presumiendo que muchos de ellos terminarían siendo consumidores de periódicos de pago, no parece haber repercutido positivamente en las cifras de ventas. Y aunque su cuota de mercado en Europa sigue siendo alta (un 23% frente al 10% de Estados Unidos y Asia), la actual crisis económica también les está afectando, con cierres de ediciones y recortes de plantilla.

Una de las claves para el futuro de la prensa impresa será el papel que la información en Internet, la de los medios digitales, pueda jugar. Según el análisis reproducido en La Gaceta de los Negocios, las opiniones de los directores de los medios tradicionales españoles sobre una futura convivencia de ambos soportes, en papel y digital, son variadas.

Pero a pesar de ese incierto futuro de la prensa escrita, concluye el informe, de lo que cabe duda es de que España no se puede permitir seguir siendo más tiempo uno de los países de Europa subdesarrollados en lectura de prensa.

Un fenómeno lógicamente no tenido en consideración por los profesionales españoles en ese análisis es el del periodismo ciudadano, particularmente en relación con ese “periodismo de cercanía” que alguno de ellos apunta como opción de futuro.

Aunque si bien en España el desarrollo de un periodismo local o hiperlocal de base ciudadana aún está en ciernes, en países como Estados Unidos ya hace tiempo que es una realidad, no sólo en medios ciudadanos sino también como parte de los propios medios tradicionales, tanto en la Red como en papel.

Esos medios están sabiendo capitalizar la participación ciudadana a la vez que adaptan sus ediciones digitales a la dinámica propia de Internet. Quiza esa armonización entre un periodismo tradicional de calidad y la adaptación a las nuevas tendencias sea el camino para la supervivencia de muchos medios.

Pero eso aún nadie lo sabe con certeza y el tiempo lo irá diciendo. Lo único que está claro es que el periodismo se enfrenta a una época de necesarias reestructuraciones de la que, esperemos, debe salir revitalizado y renovado.

Vía | Desde mi blog