El periodismo ciudadano como alternativa a los medios tradicionales

El periodismo ciudadano como alternativa a los medios tradicionales

Vigilia de protestaCada vez más el periodismo ciudadano, o también el que periodistas profesionales realizan de manera alternativa al de los medios tradicionales, se viene manifestando como una vía para la difusión de sucesos y noticias sobre los que esos medios tradicionales, por unas u otras razones, resuelven no informar.

Corea, país pionero en el periodismo ciudadano con OhmyNews, ha sido también últimamente testigo de cómo éste puede ser un canal para la democracia y el cambio social dando salida a las informaciones que desde el poder político se pretenden silenciar.

Ante la proliferación de las protestas ciudadanas que desde mayo se realizan por todo el país, el presidente Lee Myung-Bak, cuya popularidad ha ido descendiendo desde que ocupó el cargo en febrero, ordenó a los medios no informar sobre esas manifestaciones y vigilias pacíficas con velas que en algunos casos fueron reprimidas no sin cierta violencia por parte de la policía.

Fue ante esa situación cuando el verdadero potencial del periodismo ciudadano cobró protagonismo. El primer sitio en abrir el debate online fue el portal Agora, al que siguieron los bloggers, algunos de ellos informando desde sus teléfonos móviles incluso después de haber sido detenidos por la policía en las protestas.

Pero las condiciones de conectividad y el uso común de dispositivos móviles en aquel país propició también que los ciudadanos pudieran grabar imágenes en directo de los sucesos. Afreeca, un canal coreano de vídeo, se encargó de retransmitir esas grabaciones, desoyendo los requerimientos de silencio del gobierno.

También cubrió las vigilias OhmyNews a través de OhmyTV, aunque, como dato curioso, solicitó la ayuda económica de los usuarios para soportar el gasto de esa cobertura.

En resumen, esta experiencia en Corea viene a indicar lo difícil que puede resultar impedir que los ciudadanos se conviertan en reporteros cuando están motivados y disponen de la tecnología adecuada. Y deja ver asimismo que de nada sirve al poder político querer controlar las informaciones que difundan los medios cuando la ciudadanía está dispuesta a asumir esa función.

En España, a otro nivel, tenemos también un ejemplo reciente de este periodismo alternativo. La gente de Sin futuro y sin un duro grabó algunos incidentes en las calles de Madrid tras la seminifal de la Eurocopa de fútbol entre España y Rusia. Incidentes que las agencias y medios tradicionales no difundieron.

Vía | TechnoKimchi, NetoRatón 2.0